Miércoles, 16 de agosto de 2017


“La prensa ejerce una gran presión sobre las investigaciones en Veracruz”

Jueves, 27 Agosto 2015
  • Por:  David Marcial Pérez/El País
Fiscal General de Veracruz, Luis Ángel Bravo Contreras Fiscal General de Veracruz, Luis Ángel Bravo Contreras Archivo

El fiscal General de Veracruz, Luis Ángel Bravo Contreras (Córdoba, 1970), tiene sobre la mesa de su despacho los expedientes de los asesinatos a periodistas cometidos en su Estado. El goteo de muertes –al menos 12 en los últimos cuatro años– es uno de los peores lastres de la violencia en México y ha despertado la alarma de la comunidad internacional. Para la ONU, Veracruz es el Estado más peligroso para el ejercicio del periodismo. ONG y el gremio de reporteros locales piden que en los casos de homicidios a reporteros siempre se agoten las pesquisas de un posible móvil político.

Bravo defiende la labor de su fiscalía con datos duros: una sentencia definitiva y 11 detenidos es el resultado de las tres investigaciones cerradas, dos de las cuales se han saldado como homicidios ligados a un robo y a una riña vecinal. Los otros nueve casos han sido absorbidos por la Fiscalía federal (PGR) al haber indicios de que la mano negra del crimen organizado está detrás de los hechos.

El caso del fotoperiodista Rubén Espinosa, asesinado hace un mes en el DF tras de huir de Veracruz denunciado amenazas, ha redoblado las críticas sobre el clima de vulnerabilidad para la prensa. Bravo zanja el asunto asegurando que a su despacho, al que se llega por un pasillo adornado con una colección de retratos de cada uno de los procuradores de Veracruz, no entró ninguna denuncia formal.

Pregunta. ¿Qué hizo la Fiscalía para proteger a Espinosa?

Respuesta. No existe una sola denuncia de Rubén a consecuencia de alguna amenaza o hecho que vulnerara su ejercicio periodístico. La única denuncia, como se ha hecho público, fue presentada ante la PGR (Fiscalía federal) en 2013. Dos años después Rubén continuó viviendo en Veracruz sin que nada le ocurriera.

P. No había habido denuncia formal, pero Espinosa y otros periodistas se reunieron en enero con usted y el secretario de Gobernación para hacerles saber que se sentían hostigados por parte de la policía.

R. Al ser amenazas yo no tengo ninguna posibilidad de iniciar una cuestión si no media la denuncia, es un delito que se persigue necesariamente vía querella. En esta reunión hablaron de hostigamiento pero no me permiten investigar si no presentan una denuncia.

P. ¿Por qué mueren asesinados tantos periodistas en Veracruz?

R. Tenemos 12 casos de periodistas que han sido vulnerados por ataques en los cuales han perdido la vida. De ellos, solo tres son competencia nuestra, porque se trata de delitos del fuero común. Los restantes casos han sido atraídos por la PGR porque hay signos del crimen organizado y estos asuntos son de ámbito federal. En uno ya hay una sentencia incontrovertible. La Suprema Corte de Justicia validó la postura del ministerio público veracruzano condenando a 38 años de prisión a uno de los autores del asesinato de Regina Martínez. En el caso deGregorio Jiménez, estamos en vísperas de la sentencia. Y el caso deJosé Moisés Sánchez ya está judicializado, esclarecimos los hechos y ya se han girado detenciones. El presunto autor intelectual es un funcionario público, el alcalde de Medellín, al que desde la Fiscalía solicitamos su desafuero. Está persona está en estatus de prófugo pero ten la seguridad de que semana tras semana estamos detrás.

P. El de Moisés Sánchez es el único caso de los tres bajo su competencia en que se vincula el asesinato a la actividad periodística

R. Sí, aunque es factible que en el caso de Gregorio coexista también la actividad periodística. Estamos en vísperas de las conclusiones pero no lo descartamos. En todo caso, lo importante, con todo respeto para tu gremio, no es el origen de una víctima, sino que se trata de un homicidio con toda la saña del mundo.

P. Pero el foco estos días está en Veracruz por los asesinatos de periodistas. Se han multiplicado por cuatro desde 2010. ¿Por qué este repunte?

R. Lo que yo te puedo decir desde la Fiscalía es que en los que hemos intervenido nosotros, todos se han esclarecido. Eso te habla de un referente de efectividad. No hay algún otro asunto de este tipo que no está ya frente a los jueces. Y uno de ellos, el de Regina Martínez, avalado por la sentencia de la Suprema Corte, que es una verdad legal que prevalece sobre todas las cosas.

P. Pero el autor material de ese caso no está detenido.

R. Tienes toda la razón. No está completamente resuelto el caso de Regina porque falta una persona, el coautor material. Al igual que el alcalde de Medellín, y todos las personas que tiene el estatus de prófugo, no cesamos la búsqueda y finalmente te puedo garantizar que los vamos a detener.

Lejos de ser un factor de presión, los organismos internacionales son una luz en el camino

P. El caso de Juan Mendoza se está investigando cono un atropello de un coche.

R. Ahí no se ha concluido la investigación aún. Fíjate que es una gran presión la que ejercen ustedes y la opinión pública entorno a las investigaciones y esa presión que se impone hace que una investigación pueda ser frágil. Lo que hemos tratado es que se noten los resultados, no cejar en los esfuerzos y que nos dejen hacer nuestro trabajo. Entiendo las percepciones sobre algunas investigaciones, pero créanme que quien diga que no se han obtenido resultados desde la fiscalía, pues miente.

P. ¿La presión de la prensa les molesta?

R. No. Es su derecho y en un estado democrático esas voces dan muestras de la libertad que existe para poderse manifestar. Sin embargo, yo desde mi cancha te digo que nos den un poco de tiempo conforme a los plazos de la ley. Y sí te repito que en casos como estos, que son de acuciosidad, muchas veces esa presión genera que el funcionario haga algo que a la postre pueda concluir en una decisión judicial no tan favorable a la sociedad.

P. ¿Sintieron también la presión de los organismos internacionales?

R. Lejos de ser un factor de presión, los organismos son una luz en el camino. Porque ellos lo que tiene que tomar son determinaciones basadas en criterios de derecho, en los datos duros.

P. Sin embargo, con los datos en la mano, continúan las críticas sobre las instituciones veracruzanas.

R. Quisiera yo revelarte una opinión, pero el fiscal debe centrarse a la verdad de su datos. Se genera una inercia por las voces que opinan, que es a lo que están expuestas las instituciones en un Estado democrático. Yo estoy encantado de que así sea pero la verdad es la que consta en los expedientes.

Valora este artículo
(0 votos)