Miércoles, 26 de julio de 2017


Columna: @suntos de poder

Quesque la PGR se va a autoinvestigar por “Espionaje"

Jueves, 22 Junio 2017



¡QUÉ novedad!, jajajaja que risa me da

Pues resulta que periodistas, activistas y defensores de derechos humanos, son espiados por los gobiernos federal y de los estados.

EL informe: “Gobierno Espía: Vigilancia sistemática a periodistas y defensores de derechos humanos” de Artículo 19, R3D y Social TIC, con asesoría técnica de Citizen Lab de Canadá y difundido por el diario estadounidense The New York Times, señala que de enero de 2015 a julio 2016 (durante 18 meses), periodistas, activistas y defensores de derechos humanos, fueron espiados por gobiernos de México.

Precisa que el espionaje se intensificó cuando alguno de ellos, dio a conocer información crítica, como Carmen Aristegui, (La Casa Blanca); el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (represión en Atenco); los abogados de los padres de normalistas desaparecidos y los peritos del GIEI en su informe final o Carlos Loret de Mola, al reportear las ejecuciones extrajudiciales en Tanhuato, Michoacán, entre muchos otros más.

Lo molesto es que andar vigilando a periodistas e inconformes, le sale bastante caro, no a los gobiernos federal y estatales, sino al pueblo, que es el que realmente paga. Es decir, contrario a lo que decía Luis Echeverría... Nosotros sí estamos pagando para que nos peguen.

Y si no, échele cuentas:

Para obtener los servicios del grupo israelí, NSO Group, a través del malware “Pegasus” y poder espiar a sólo 10 usuarios de teléfonos inteligentes (iPhone), el comprador (en este caso fue el cansado exprocurador Jesús Murillo Karam-bolas, debió pagar, entre cuota de instalación y servicios, un millón 100 mil dólares.

Debe aclararse que por el enorme potencial intrusivo del software, la empresa israelita sólo vende esa clase de servicios a gobiernos, para investigar a criminales y terroristas y se aplica sólo en casos que pongan en riesgo la seguridad nacional.

Cuando alguien es atacado con “Pegasus”, recibe un mensaje SMS en su teléfono que busca persuadirlo de hacer clic en el enlace infeccioso, mediante una noticia, un aviso o el supuesto mensaje de un familiar o amigo. Si la persona hace clic, su teléfono recibe inadvertidamente un software malicioso que permite al atacante, entre otras cosas, tener acceso a todos los archivos, datos y funciones guardados en el dispositivo, así como controlar la cámara y el micrófono del celular.

El espionaje incluso alcanza a familiares, allegados y amistades del investigado.

Según el informe, la Procuraduría General de la República (PGR), el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN) y la Secretaría de la Defensa Nacional (esta última, sin facultades legales para espiar), han adquirido el malware “Pegasus”.

Conforme al rotativo neoyorkino, otro de sus clientes mexicanos fue Rafael Moreno Valle Rosas, el hombre que dice que todo se puede, sí, ese que pretende llegar a la Presidencia de la República como candidato independiente.

¿Se imagina?

La Iglesia en manos de Lutero.

Al respecto, el Gobierno Federal se contradice, pues mientras que el secretario de Gobernación, MIGUEL ÁNGEL OSORIO CHONG, niega que “se esté haciendo algún tipo de espionaje o investigación a periodistas o defensores de derechos humanos”, el procurador general de la República, Raúl Cervantes Andrade, instruyó a Ricardo Sánchez, titular de la Fiscalía Especial de Atención para Delitos Contra la Libertad de Expresión (otro elefante blanco gubernametal), a que se abriera una carpeta de investigación por “delitos de intervención de comunicaciones privadas y acceso ilícito a sistemas y equipos de informática”.

Por fin ¿hay o no espionaje a críticos del gobierno?

Ahora bien, si realmente hubiera voluntad de investigar, no tienen que dar tantas vueltas, simplemente pedir a la empresa israelí información detallada sobre quiénes en México tienen su software y en qué teléfonos se usó Pegasus.

Y si no son instituciones gubernamentales, como en el caso de MORENO VALLE, con mayor razón el NSO Group, debe proporcionar toda la información y establecer si ese espionaje se hizo con orden judicial o a capricho.

Pero…¿No es absurdo que el acusado se investigue, pues si la PGR es una de las señaladas de andar de “espiona” ¿Entonces se va ainvestigar, se va a acusar y se va a consignar?

Por favor, la otra me la dan de huevo.

Por otra parte, la labor de espionaje de personajes incómodos para el gobierno en turno, no es nada nueva.

Desde hace siglos, desde luego no con los avances tecnológicos actuales, se vigila y espía a los que critican, sólo que no de manera tan sofisticada y cínica.

A propósito ¿qué ha pasado con los asesinatos de JAVIER VALDÉZ CÁRDENAS, de Riodoce, de CECILIO PINEDA BRITO, de La Voz de Tierra Caliente? ¿O con la desaparición del periodista michoacano, SALVADOR ADAME PARDO, de Canal 6Tv?

Esa es la tarea que debería estar haciendo el Gobierno Federal, esclarecer los crímenes, y no andar “colgando” a nadie para saber su opinión.

¿Qué no está claro que el malestar es general y no de unos cuantos, por lacorrupción que impera en la mayoría de los gobernantes de este país?

¿Cuántas muertes de periodistas y luchadores sociales habrá detrás de esos espionajes.***LIBERTAD DE PRENSA, CUANTOS CRIMENES SE COMETEN EN TU NOMBRE... Tan tán.

 

Valora este artículo
(1 Voto)
Manuel Carvallo Carvallo

Manuel Carvallo Carvallo, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana, con 28 años de ejercicio periodístico en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos de Veracruz, así como nacionales entre ellos: El Sol de México y como reportero gráfico en la revista Proceso donde cubrió la fuente de justicia federal (PGR, Ejército, Marina, AFI, Gobernación, Policía Federal, entre otras), donde destacó por sus constantes trabajos de investigación.