Domingo, 23 de abril de 2017


Columna: @suntos de poder

Yunes Linares: ¿El otro Bronco?

Lunes, 29 Agosto 2016

La promesa que llevó a la gubernatura de Nuevo León a Jaime Rodríguez Calderón, respecto a llevar a prisión a su antecesor, Rodrigo Medina de la Cruz por corrupto, está a punto de esfumársele de las manos al “Bronco”, cuya manera de gobernar lo sitúa más bien como un “Manso”.

Y es que un juez federal acaba de otorgar un amparo definitivo a Rodrigo Medina, con lo que el exmandatario podrá salir y entrar al país sin problema alguno.

Y aunque Rodrigo tiene pendiente una audiencia el próximo ocho de septiembre ante un juez federal, que determinará si proceden o no las acusaciones en su contra por ejercicio indebido de la función pública, enriquecimiento ilícito y lavado de dinero, pudiera ser que a este no se le vea ya ni el polvo,

No obstante y como en sus tiempos de campaña, “El Bronco” advirtió que Rodrigo va a ser juzgado sin importar cuantos amparos interponga y está a punto de no poder cumplir esa promesa.

En Veracruz la gente ya comienza a dudar en que Miguel Ángel Yunes Linares, pueda cumplir su promesa de encarcelar a Javier Duarte de Ochoa, quien fue denunciado exactamente por los mismos delitos que cometió Rodrigo Medina de la Cruz.

En calidad de mientras, las investigaciones, no de la PGR sino del Fiscalía General de Veracruz, que dirige Luis Ángel Bravo Contreras, han servido para dos cosas… para nada y para menos que eso.

De acuerdo con Bravo Contreras, tras las primeras investigaciones realizadas en contra de su jefe de jefes, o sea, Javier Duarte, no existe ningún delito que perseguir, o por lo menos las pruebas presentadas por su acérrimo enemigo, Miguel Ángel Yunes Linares, no prueban nada ni fundamentan alguna de sus acusaciones.

Es decir, que el desfalco al IPE como a las arcas del estado mismo por el desvío de miles y miles de millones de pesos en los últimos cinco años por parte de la pandilla conformada por los hijos de la “fidelidad”, pueden quedar impunes y estos facinerosos libres.

Es más, no sólo eso, también podrán disfrutar de sus propiedades adquiridas en Texas y otras muchas partes del mundo porque dudo mucho Miguel Ángel o cualquier otro enemigo del mandatario estatal pueda quitárselas, y no porque no quieran hacerlo, sino por todas las argucias legales que existen en nuestro país, en donde el poder judicial da más amparos que un arbitro tarjetas amarilla en un partido de futbol entre mulas.

Sin embargo, a los veracruzanos aun les queda la esperanza de que si Bravo Conteras no actúa conforme lo marca la ley, lo haga la señora procuradora general de la república, Arely Gómez González, ya que todo parece indicar que esas fueron las instrucciones del presidente Enrique Peña Nieto.

Mientras son peras o son manzanas, en lugares como los tradicionales cafés de Veracruz, ya comenzaron a correr las apuestas en las mesas llamadas de “los pájaros caídos”, o sea, donde se sientan, los setentones, ochentones y de mas edad.

Apenas ayer, en la mesa llamada de los Reyes del Café de la Parroquia, se hizo una “vaquita” de 10 mil “morlacos” a repartir entre quienes ganen, si Duarte va o no va a la cárcel, según sea el caso.

Lo cierto es que hubo quien luego de cerrar las apuestas se levantó, miró a todos y dijo  de manera firme y segura, “para que enojarnos, pues mientras se decide si va o no va a la cárcel, este cabrón ya nos chingó a todos… y bien”. “¡CONTRA LA INJUSTICIA Y LA IMPUNIDAD! NI PERDÓN NI OLVIDO” (Bertolt Brecht)

 

 

 

 

Valora este artículo
(1 Voto)
Manuel Carvallo Carvallo

Manuel Carvallo Carvallo, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana, con 28 años de ejercicio periodístico en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos de Veracruz, así como nacionales entre ellos: El Sol de México y como reportero gráfico en la revista Proceso donde cubrió la fuente de justicia federal (PGR, Ejército, Marina, AFI, Gobernación, Policía Federal, entre otras), donde destacó por sus constantes trabajos de investigación.