Domingo, 23 de abril de 2017

Fuera de Foco

Jorge Morales de corderito a lobo
Silvia Núñez Hernández

Buenos Días Veracruz

Sueños guajiros
David Varona Fuentes

Informe Rojo

Tony Macías y Coldwell, tras el circo de Duarte
Mussio Cárdenas Arellano

@suntos de poder

Los encargados de la seguridad, ¿miopes o pendejos?
Manuel Carvallo Carvallo



Columna: Rúbrica

El mismo horror

Martes, 21 Marzo 2017

El asesinato del periodista Ricardo Monluí Cabrera el pasado domingo constituye un punto de quiebre para el gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares.

Si algo minó ante la opinión pública la imagen de la anterior administración, la de Javier Duarte de Ochoa –al menos, antes de que se revelaran los monumentales desfalcos al erario que ordenó el hoy prófugo-, fue el clima de violencia contra los  periodistas, que provocó que una veintena fueran asesinados durante ese infame sexenio.

El inicio de la cuenta de reporteros asesinados en el bienio de Miguel Ángel Yunes Linares es uno más de los signos de que muy poco o casi nada ha cambiado en Veracruz con el advenimiento del nuevo gobierno.

La actividad periodística sigue ejerciéndose en el estado prácticamente en las mismas condiciones de vulnerabilidad y ausencia de garantías. El homicidio a sangre fría de Monluí Cabrera, frente a su familia, así lo comprueba.

Sin duda que habrá que reconocer que el gobernador Yunes Linares dio la cara el mismo día del crimen, visitó a la familia, y hasta donde se sabe, no se ha emprendido desde el gobierno una campaña de desprestigio contra el columnista asesinado, como era común en el régimen duartista para culpar a los periodistas de sus propias muertes y así la autoridad pudiera lavarse las manos y no investigar ni hacer nada.

Es bueno que hayan cambiado las formas, pero no es suficiente. Como no lo han sido los esfuerzos por detener la violencia generalizada de norte a sur del estado. Quizás sólo era cuestión de tiempo para que esa violencia, que se ha vuelto endémica en Veracruz, tocara a un integrante del gremio periodístico. Es difícil establecerlo. El hecho es que la muerte se ha hecho presente de nuevo, de una manera brutal.

Las agresiones sistemáticas contra periodistas, inadmisibles y duramente criticadas durante el régimen duartista, no pueden ser justificadas en el actual gobierno bajo pretextos pueriles, como que el bienio apenas está empezando o que son parte de una estrategia de oscuros y difusos emisarios del pasado para desestabilizar a la administración estatal. Son ataques contra la libertad de prensa, la libertad de expresión y el derecho a la información. No hay diferencia.

La diferencia debe marcarla el propio gobierno, que hasta ahora no ha logrado establecer los cambios que prometió en campaña, particularmente en el rubro de la seguridad, donde cada vez es más evidente que quienes fueron colocados al frente de esa responsabilidad no dan el ancho ni cuentan con la capacidad para soportar los embates de la delincuencia.

Por lo que respecta a las amenazas y agresiones al ejercicio periodístico, la postura de quien esto escribe es la misma que en el pasado reciente: el gobierno estatal está obligado a ofrecer garantías y a respetar el derecho a la información y la libertad de expresión, aunque no le sea favorable. Incluso, hasta cuando sea mezquina e interesada.

Nadie dijo que fuera una tarea fácil. Pero es ésa su responsabilidad. Por eso votaron los veracruzanos. Muchos periodistas incluidos. No podemos reproducir el mismo horror nuevamente.

Valora este artículo
(1 Voto)
Aurelio Contreras

Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP). Inició su carrera en el periodismo como reportero gráfico en el Diario “Cambio”, en 1995, en la ciudad de Puebla, siendo aún estudiante.

En 1997 llega a Xalapa y se incorpora como reportero en la revista “Políticos de Veracruz”. Ése mismo año ingresa al Diario “El Águila” donde también realiza la función de reportero de información general.

Para 1999, comienza a trabajar en el Diario “AZ”, del que es fundador. Empieza cubriendo las fuentes de comunidad y colonias, y llega encargarse de la cobertura de las fuentes del Gobernador, partidos políticos, organismos electorales, giras presidenciales y reportajes especiales.

En 2002 se traslada a la ciudad de Veracruz para fundar Diario “AZ Veracruz”, del que es su primer Subdirector de Información. En 2003 ocupa la Subdirección de Información en Diario “AZ Xalapa”, cargo en el que permanece hasta diciembre de 2004.

Entre 2005 y 2006 participa en el proyecto periodístico colectivo “Horas Extra”, el primer periódico gratuito que se publicó en el estado de Veracruz, y del cual fue uno de los fundadores e integrante del Consejo de Redacción.

De 2006 a 2014 fue Director Editorial de Grupo Líder, que edita la revista Líder en los estados de Veracruz y Puebla.

Participó como conferencista en el Foro Internacional “La comunicación de cara al siglo XXI: La distribución social del conocimiento en la era de la información”, en el marco de la Feria Internacional del Libro Universitario 2003, organizada por la Universidad Veracruzana.

En 2006, su reportaje “Las muertas de Veracruz” obtuvo mención honorífica en el Premio Estatal de Periodismo “Rubén Pabello Acosta”.

Actualmente es colaborador de la revista etcétera, del noticiario radiofónico “Infórmese” de  EXA FM en la ciudad de Matamoros, Tamaulipas, y autor de la columna “Rúbrica”, que se publica en diferentes medios de comunicación, impresos y digitales.

Cartón

Servicio a la comunidad

MEME AGNVERACRUZ