Domingo, 30 de abril de 2017

Fuera de Foco

Cinco años de impunidad para Regina
Silvia Núñez Hernández

Columna Sin Nombre

Regidurías a modo para el gobernador
Pablo Jair Ortega

Buenos Días Veracruz

El principio del fin
David Varona Fuentes

Informe Rojo

Morena ejecuta a su diputada
Mussio Cárdenas Arellano

@suntos de poder

Los encargados de la seguridad, ¿miopes o pendejos?
Manuel Carvallo Carvallo



Columna: Palabra de jaguar

2 tipos de periodistas : el que se vende y vive bien y el que dice la verdad y es pobre y lo matan

Lunes, 03 Agosto 2015

Cuando conocí a Rubén Espinosa a las 21:33 minutos del 16 de Junio en un café de esos que abundan en la colonia Roma, de la Ciudad de México, lo encontré como un soldado en alerta máxima, estaba armado hasta los dientes y la adrenalina se le notaba con mucha energía en la yugular. Su mirada diáfana estaba inyectada de sangre, eso que conozco bien, eso que produce el estrés cuando eres perseguido, cuando tienes como enemigo al Estado, cuando no sabes si estás seguro en la multitud ni  mucho menos  en la soledad. Esa mirada de alerta, nerviosa, que mira a todos lados, pero que no puede ocultar al hombre honesto. No es miedo, es precaución. Me reconoce de inmediato y me dice “Pedro Canché, me da gusto verte. Ese Roberto Borge Angulo parece hermano gemelo de  Javier Duarte”. Se refiere a los gobernadores déspotas, tiranos y verdugos de Quintana Roo y Veracruz, del PRI, ambos.

Cuando veo a Rubén, por su sencillez, carisma y la barba descuidada que tiene, me recuerda un poco al héroe cubano, Camilo Cienfuegos. Estoy frente a un verdadero soldado de la Libertad de Expresión. Sus armas, lo tiene en la cintura. No es una granada lo que tiene, ni balas y cargadores ni mucho menos una Beretta o cualquier arma corta. Es su amada cámara fotográfica, sus filtros, sus cargadores, lentes diversos, memorias. No las usó. Al menos esa noche. Las fotos que tomó las hizo con mi celular, esa pequeña arma que solamente basta principios y coraje para poner en jaque a los hombres del poder.

Jorge Sánchez, el hijo del periodista de La Unión…, Moisés Sánchez  Cerezo, asesinado apenas inició el 2015 me llama esa fría  noche del día 16.Me interesa verlo, darle mis condolencias, entrevistarlo. No localizo el café, así que el viene por mí. Solamente me faltaba caminar tres cuadras. Al llegar a la mesa enseguida reconozco a Rubén Espinosa Becerril. La revista Proceso recién publicó el exilio forzado de este fotoreportero, especializado en coberturas de protestas y ya me había identificado con él, pues pasé 9 meses de prisión por cubrir una protesta de los mayas contra alzas de agua del gobierno de Quintana Roo ,del 30 de agosto de 2014 hasta el 29 de mayo de 2015 cuando un tribunal de apelaciones reconoció mi inocencia y ordenó mi libertad de inmediata.

            Me confiaría Jorge más tarde que Rubén estaba ansioso por conocerme y que me invitaba a unirme a ellos. Ahí estaba el activista Julián Ramírez (famoso por su frase, “Duarte marica, reprímenos ahorita”) y su novia. Estaba también, sentada fumando un cigarrillo con el reportero de Notimex, Nicolás Tavira, Nadia Vera, la activista en cuyo departamento de la Narvarte fue ultimado el 31de agosto  por la noche Rubén y 4 mujeres, entre ellas, la propia Nadia. El tema en aquellas dos mesas y bancos incómodos de fierro colado fue el gobernador de Veracruz, Javier Duarte. Ese gobernador que come palomitas y ve a Bob Esponja en su casa y que odia las manifestaciones, odia al que le da coberturas, es decir, a Rubén Espinosa. No importaba la incomodidad. Recuerdo bien a Rubén tomándose una cerveza con los compañeros y yo con el descafeinado caliente para aguantar el frio de la capital mexicana. El Duarte cuya mano negra se reflejaba en reciente episodio con la golpiza a 8 jóvenes estudiantes y que Julián Ramírez daría una conferencia de prensa al día siguiente. Me diría  después, la doctora Haces, funcionaria del Centro de Atención a Víctimas (CEAV) cuando le llamé, que se encontraba en Veracruz justo investigando ese linchamiento con  muchachos descalabrados por bates de béisbol y otros objetos. Conversamos esa noche sobre las artimañas de Javier Duarte, su morbo de inhibir a manifestantes y periodistas, desde golpizas hasta asesinatos. Rubén venía huyendo de ese Veracruz donde la muerte ya hasta tiene credencial de elector en Jalapa. No imaginaba que la muerte también le gusta viajar al DF  para seguir cosechando lo que en  el Veracruz de Duarte.

Le señalo a Rubén ese momento histórico. Ahí estamos los tres, donde el poder y la muerte nos persigue como si fuéramos la peor de las pestes: Jorge Sánchez, cuyo padre Moisés Sánchez Cerezo, el periodista de Medellín, Veracruz, fue asesinado de manera cobarde por órdenes del alcalde de esa municipalidad con anuencia de Javier Duarte, quien le dijo al panista presidente municipal, “¿por qué no callas a Moisés?”;Él mismo, fotógrafo de Proceso , Cuarto Oscuro y AVC, con exiliación forzada por amenazas en Veracruz y yo, con 18 días de haber salido de la cárcel. Al principio no quiere la fotografía del recuerdo. Le doy mi teléfono celular y hace las fotos donde estoy con Jorge. Son las 22 horas con 6 minutos. El reportero de Notimex, Nicolás Tavira se despide a las 23:00 horas con tres minutos no sin antes hacerse un “selfie” conmigo que luego subiría a su página de Facebook donde  me lo compartiría. ”Soy de Notimex”, como diciendo, trabajo con la parte oficial. Le reprocho esas palabras a Tavira. Aquí lo que cuentan son los colegas, los medios son los de menos, nos identificamos con la búsqueda de información y los canales para transmitirla no tiene importancia para ese ser común y especial al mismo tiempo, el reportero, el periodista, el fotoperiodista.

 Insisto a Rubén. Entonces acepta tomarse la foto junto los tres, pero con la condición de no publicarla sino hasta en la posteridad, cuando el peligro haya pasado(hoy no tiene peligro donde está, pues  duerme. descansa a sus 32 años de edad, el  descanso forzado como su exilio, le vino prematuramente, así que la publiqué en mi  twitter @pedrokanche apenas me enteré ayer  sábado primero de agosto por la noche, caído yo en la circunstancia de la impotencia, coraje y mucho, mucho, dolor).A las 00:37 minutos del día 17 de junio, ese día del encuentro, Rubén se toma la foto con nosotros. Fue Nadia Vera (QEPD) quien la toma. Ya encarrerados todos nos tomamos fotos de todos.

Ya se ha ido Nicolás Tavira. Ya se fue Julián Ramírez y su novia. Solo quedamos Nadia, Rubén ,Jorge y Yo. Ya nos pasó la cuenta. Cada quien pagó la suya. Ya nos levantaron de la mesa. Ya es miércoles. Las primeras horas. En esa avenida desierta, donde solo se ven los estaciona coches y los meseros levantando el mobiliario, a boca jarro le pregunto a Rubén:

-Me permites una entrevista Rubén?  Sabemos esto, que cuando entrevistas a un periodista es porque su vida está en peligro o cuando es noticia es porque tiene persecución o está muerto. Dime, ¿sabes quién te persigue?¿conoces a tu enemigo?¿o todavía es un fantasma?

-Claro, para mi es perfectamente claro, es el gobernador Javier Duarte de Veracruz. No es un cacique local es el gobernador, el fan del dictador Franco. Por eso temo por mi vida. Por eso salgo huyendo de ese Veracruz, no quiero ser el número 13, además que es de mala suerte (se ríe).

-Entonces hazlo público, como dijo Ghandi, hazte visible, denúncialo ve con los compañeros de Animal Político, Sin Embargo, Emeequis, con el mismo Proceso…Artículo 19 me apoyó conocer esas redacciones que fueron muy solidarios para difundir mi caso mientras estaba preso por el “gemelo” de Duarte, el gobernador de Quintana Roo, Roberto Borge Angulo, ve con Carmen Aristegui, ve con la prensa digital independiente que son los que se solidarizan primero porque hacen un periodismo de convicción y honesto.

-Sí, mira mañana voy a la revista Proceso, tengo cita a las cinco de la tarde con el director Rafael Rodríguez Castañeda.

-Pues vamos a coincidir porque yo también tengo agendado ir con Alejandro Caballero, de la edición digital. ¿Duarte es coleccionista de periodistas muertos?.¿el presidente Enrique Peña Nieto es cómplice de esos 12 muertes de colegas en Veracruz?.

-Más que coleccionista es un criminal que colecciona periodistas muertos y por supuesto solapado por el presidente Peña Nieto, quien ya debía haberlo destituido, pero se complace en su política anti periodista. Más que destituir hay que procesarlo, pero son parte de la misma mafia y eso lo veo lejano.

-¿Haz soñado con la muerte?

-Sí, pero creo que la muerte la dejé en Veracruz, y si pudiera buscarle cara a la muerte diría que es la del mismo Javier Duarte (ríe).

-Estos 18 días, bueno 19 ya, que estoy en el DF y esos 9 meses de cárcel, la organización Artículo 19 me ha apoyado más de lo que esperaba, se han portado espléndidamente conmigo, ¿ha acudido a ellos? ¿te puedo apoyar?.                                  

Hacemos una breve pausa. Nadia Vera nos sugiere ir a su departamento en la Narvarte, viendo que dudaba me dice que el lugar es “muy seguro” y se puede caminar como en la Roma y la Condesa. Le digo que estamos hospedados muy cerca, y que la casa-hotel tiene cocineta y ahí podemos seguir la charla. Los invito. Pues. Caminamos, buscan un súper y se compran 6 cervezas. Ya son las una de la mañana. Llegamos al hospedaje. Nos sentamos en los bancos de la barra. Abren su cerveza junto con Jorge y admiran que yo no tome un solo sorbo de esa bebida amarga. Y seguimos charlando. Y yo sigo preguntando…total eso es lo que un periodista debe hacer. Nadia Vera tiene miedo. Presentía su muerte. Nunca se había sentido así. Aléjate le decían sus familiares de su activismo, de su amor por las causas sociales, una jovencita que me enternecía por su idea de aportar algo a este mundo podrido, como si tuviera la vacuna para quitar la podredumbre, la corrupción, el abuso del poder, del cual hoy es víctima junto con 3 compañeras más.

Cuando Rubén pisa la casa-hotel y ve que está muy cómodo me dice que cuando Artículo 19 lo entrevistó y le preguntó si necesitaba hospedaje, él comentó que tenía donde quedarse. Pero está arrepentido. Quiere un lugar tranquilo para pensar, como este lugar, donde las ideas se acomodan y buscan su lugar en esa colonia Roma que un día de Septiembre de 1985 olía a tragedia.

-Rubén si quieres quedarte aquí eres bienvenido, el lugar es grande y te hará bien, le digo.

-Gracias, por ahora voy a estar con Nadia Vera, pero cualquier cosa te aviso

Nadia en un acto de cortesía me ofrece su casa, o en su defecto, ella sabe que en el edificio donde vive se rentan departamentos y puede conseguirme uno en caso que  decida quedarme más tiempo en esa gran ciudad, a capital mexicana, donde existe una soledad muy íntima en el epicentro de la explosión demográfica. Le tomó la palabra y anoto el número de su celular 2281894008.Esta lada es de otro lugar. A partir de eso regularmente nos comunicábamos. La última vez habrá sido hace cosa de 20 o 25 días. Rubén y ella querían ser anfitriones y llevarme a Garibaldi o Xoximilco…quiero escuchar esas canciones del México de mis amores de la época de oro, quiero sentir esas tertulias tan comunes en el pasado. Nadia  Vera, la activista de Veracruz, de la Universidad de Veracruz (UV) y miembro del movimiento #Yosoy132 de Jalapa  no solamente era la mexicana de costumbres corteses y amables, tenía ideas profundas, a pesar de tanta agresión recibida alguna vez por la policía tenía coraje para luchar como muchos otros que emergen de una nación donde una gran porción es cobarde. Ella No.

En su Facebook Nadia compartió lo que sería su última aportación a su página del Gran Revueltas “Yo voy contigo a donde sea…si hay mezcal”. Fue el 30 de julio a las 18:59 minutos. Era también mi amiga en las redes sociales. Así que escribo al momento de redactar esta columna lo siguiente en su página: “Nadia todos morimos un poco contigo; otro poco con Rubén. Te agradezco ese instante en mi vida te agradezco que hayas tenido la vacuna contra la podredumbre del país que son tus principios y valores ...sabes debes regresar me debes ese café y esas fotos juntos ¿dónde puedo encontrarte?. Voy a extrañar tus comentarios y tú me gusta en Facebook. México gana una heroína. Ese México que con el ímpetu de tu juventud le abriste los ojos...los que seguimos vamos a luchar para que haya justicia para ti para Rubén para Yesi y para tus otras compañeras ...  gracias por tus consejos”. Aunque sé que ya duerme en la muerte  aún le llamo a su celular, aún no acepto la realidad que gente valiosa mueran y los corruptos que saquean nuestro país siguen impunes.

Artículo 19 apoyaba a Rubén Espinosa, así como apoyaba a Nadia Vera por agresiones sufridas. El ataque fue al corazón de Artículo 19 y en partida doble. Ese grupo muy peculiar de defensores de derechos humanos y de la libertad de expresión, aún cuyas oficinas son bastantes pequeñas ,hacen la tarea de la Comisión Nacional de Derechos Humanos(CNDH).Hacen más que cualquier instancia gubernamental. Y me preocupa lo vulnerables que son. A todos los mexicanos debemos preocuparnos y ocuparnos por ellos, por los defensores de derechos humanos, por nosotros los periodistas.

-Qué te inspira Rubén para cubrir acontecimientos sociales y te ganas  el mote de guierrillero...

-Para mí es claro, siempre que hay nuevas generaciones de periodistas está el dilema de decirles, a esos recién egresados de la facultad que hay dos tipos de periodistas, los que se venden. Los que charolean para el gobierno, los que tienen varios sueldos con tal de adular al gobierno, los que siempre andan en las comidas ostentosas. Estos tienen buena casa, buenos autos, fiestas, viajes. Y están los del otro grupo, los que queremos retratar la realidad, pero de este lado recibiremos un mal sueldo,  no habrá privilegios ni regalos ni premios apócrifos…el pago será(suspira) amenazas, persecución y muerte, incluso de la familia.

-Las nuevas generaciones con mucho brillo que hacen ante esta disyuntiva…

-Es difícil decirles eso, puedes callarte y vivir bien o puedes escribir la realidad y sufrir las consecuencias. A mi Pedro Canché no me importa morir, lo que me importa es que todo sigue empeorando.

-Como te inspiras señor reportero exiliado…

-Por la gente que lucha porque este país esté mejor. Admiro a los padres de los 43  estudiantes de Ayotzinapa, a Moisés Sánchez Cerezo, el periodista de Medellín asesinado. Admiro a Jorge su hijo porque continúa el trabajo de su padre, hacer periodismo social. Moisés tenía esa magia, como la tienes tú, la tiene el obrero, el  campesino, que quieren cambiar las cosas. Mucha  gente, muchos periodistas están luchando para y están pagando el precio por no venderse. Pedro canché ánimo la lucha sigue…

-Llega el taxi. Son las dos de la mañana. El tiempo se fue. Entonces el verdugo tuyo tiene nombre?

-Si este verdugo, el señor muerte, es Javier Duarte.

Una tarde de lluvia lo esperé en Proceso. Luego a la semana siguiente saludé a Rubén en las oficinas de Artículo 19.Rubén siempre andaba desconfiado, sobre todo de las autoridades, del gobierno, que para el (estamos de acuerdo) son peores que la mafia. La muerte horrible y tortura de él, de Nadia Vera, de Yesenia Quiroz y las otras dos mujeres que Miguel mancera no quiere revelar, me persiguen…murieron por pensar, murieron porque a los poderosos les gustan los zombies, en este país está prohibido pensar, está prohibido ganarles con inteligencia a los corruptos. Y se permite ser un idiota, se premian a los idiotas y la fábrica de idiotas es televisa y TV Azteca, ya ven, pusieron un presidente que no sabe pensar y lo replican los gobernadores, presidentes, diputados, regidores y cuanta porquería succione la ubre presupuestal, nuestras arcas, nuestros  recursos. Mientras las luchas estén divididas este país se va al caño. Bien haríamos todos sacudirnos de esos parásitos. Son  pocos, pero como friegan. Somos muchos, pero nos hacen creer que estamos fregados. Ellos son nuestros empleados. Nosotros, usted y yo mandamos. A mandar pues…a mandarlos….

Valora este artículo
(1 Voto)
Pedro Canché

Soy periodista por convicción,objetivo y azote de los corruptos, por esta razón fui a la cárcel. Los mayas saludamos a los lectores veracruzanos, los queremos a todos menos a Javier Duarte. 
 
Desde Quintana Roo abrazos a todos los amantes de las libertades.Tengo 26 años en los medios, desde impresos hasta digitales y redes sociales.
 
Sigueme en 
Facebook como Pedro Canché y en 
Twitter como @pedrokanche 
 
Te invito a leer mi blog Canche y Kanek.com.
 
Nunca permitamos que las llamas devoren a nuestro México y que los pobres no seamos comparsa de los gobernantes corruptos. Pedro Canché