Lunes, 26 de junio de 2017


Columna: Las Letras

Bailen cabrones que al Diablo le gusta el mambo

Viernes, 04 Marzo 2016

En marzo del año pasado desperté con la oscura y mórbida ansiedad de conocer, en vivo a todo color y olor, al mismísimo señor Diablo.

Había llegado al final de mí mismo, como cuando conduces en una carretera sin señalización y luego, de repente, el camino se bifurca; tienes apenas unos segundos para decidir una ruta al azar.

Así iba mi vida en aquel momento, en una espiral sin fondo. Acababa de cumplir 47 años; reflexioné un momento en la cama sobre mi edad y más tarde, mientras corría las persianas para que entraran unos tímidos rayos de sol, comprendí que estaba sólo en el mundo, como un agente de tránsito en la autopista sin nadie a quién multar.

A los 47 murió Simón Bolívar, el libertador de América, el  hombre que soñó un solo país, desde el Río Bravo hasta la Tierra del Fuego.

Estaba tan consumido que parecía de 70. El caudillo de la independencia Latinoamericana, en guerras inacabables se hizo viejo prematuramente.

Me miré al espejo desnudo, di gracias no see si a Dios o al Diablo por haber nacido en la era del avance científico con la protección de la penicilina y los condones.

El ejercicio me mantenía en un cuerpo de muchacho, aunque mi cabeza pintaba canas y el colágeno de la piel me había abandonado desde los 30 años.

Yo en cambio abandoné a mi familia cuando mi mujer me sorprendió con mi amante, por cierto, mucho menos agraciada que ella, pero con chispa; en cambio de qué le sirve a una mujer la belleza del cuerpo si le falta “feeling” para algunas cosas.

No me permitió volver a entrar a su cama y tuve que emigrar al piso 14 de un edificio de departamentos de la colonia Condesa desde donde divisaba la parte romántica del Distrito Federal.

Como traductor en jefe de una de las editoriales más importante del País trabaja seis meses y descansaba seis.  Ganaba bien, porque se necesita más que talento para traducir a los clásicos y a los libros raros.

Tenía tiempo suficiente para encontrar al Chamuco, a Lucifer, a Belzebú,  pero no  en cualquier parte  ni en cualquier momento se aparece el Diablo, así que tenía que actuar con rapidez.

Lo complicado era que mi motivación para ver al ángel caído del cielo, aquél que se reveló al poder infinito de Dios, era puramente literario.

Acaba de terminar la traducción de un capítulo en latín del  Codex Gigas o el Códice de Satanás,  un antiguo manuscrito medieval escrito a  principios del siglo XIII  por el monje Herman el Recluso, pero  dictado por el Diablo.

Lo que había traducido eran un pequeño tratado sobre curas medicinales y encantamientos mágicos que me parecieron, como muchas otras personas que han opinado del libro, una literatura extraña, fascinante, rara e inexplicable, así que valía la pena conocer en persona a su autor.

Mi única referencia era Catemaco. No conozco en México algún otro sitio donde se aparezca Belcebú con tanto estruendo y suntuosidad.

Puse apenas lo  indispensable en una maleta y emprendí la huida en busca de Satanás; pensé en una canción de Sabina, “es falso lo que te han contado los curas de mi”.

Manejé como poseso 500 kilómetros, haciendo paradas indispensables para recargar combustible y pasar a los baños sucios de las gasolineras.

Pardeaba la tarde cuando entré a Catemaco que  estaba convertido en un jolgorio por la el Congreso Internacional de Brujos.

Traía una referencia de la doctora Prampolini.

--Busca a Chagala—, me había dicho, sin más detalles.

-–¿Dónde vive Chagala?-- , le pregunte a un agente de tránsito,  no supo darme razón.

Un vendedor de frutas que paraba la oreja en la esquina y que vió la escena, me preguntó:”¿Cuál de todos los Chagalas?.

—Hay como diez familias con ese apellido—

--Puta madre, dije —- El brujo—-.

Me dio señas ininteligibles. —-Vaya por esta calle, luego doble a la izquierda, luego suba tres cuadras a la derecha—-.

Como pude lo encontré.  Me sorprendió que Chagala, el brujo mayor de Catemaco, el chamán que convocaba al Diablo cada año, era un médico cirujano reconocido en la zona por su adiestramiento científico y no tanto por su liturgia pagana.

Esperaba encontrar a un hombre con vestimenta estrafalaria y un cuarto con cabezas de pigmeos  disecadas, colgadas en el techo.

Localicé a un tipo con bata blanca, en un cuarto aséptico, rodeado con instrumental quirúrgico y muebles propios para la ciencia médica.

Pensé que me había equivocado, pero no.

—¿ Para qué quieres ver al Diablo?—,  preguntó mientras se aflojaba el nudo de la corbata.

-–Los motivos son siempre los mismos: dinero, amor o salud–.

—¿Qué te hace falta?—.

—Todo eso tengo—- le respondí.

—Mi interés es meramente literario—-.

Mi miró intrigado, como se observa a un bicho raro a través del cristal.

–Lo reconozco como un gran escritor y quiero verlo cara a cara–, le expliqué.

—-Mira, —dijo Chagala–,  si pagas los cinco mil pesos, no hay problema, a mí los motivos no me incumben—.

–Mi única misión es llevar a todas las almas que pueda por su propio pie a la higuera, pero primero hay que “palmar”—, explicó mientras abría la palma de la mano y simulaba contar billetes.

Chagala me explicó más tarde que era un brujo de quinta generación; que su tatarabuelo, hacía más de  200 años, cuando el Diablo se paseaba vestido de catrín en las polvorientas calles de Catemaco en un caballo blanco que arrojaba fuego por los belfos, hizo un pacto  que terminaba en el año 2016 con él.

Sus hijos ya no seguirían la tradición, pero tenía que terminar su misión de enlace. El dinero lo donaba a una institución filantrópica para niños con cáncer.

–-El Diablo no es tan malo como creen— me advirtió.

-–Mañana te espero a las siete de la tarde aquí en el consultorio para partir al rancho Constancia a la higuera milenaria; el Diablo bajará  a las doce de la noche con 12 minutos y 12 segundos, entonces tendrás la oportunidad de exigir, no de pedir, exigir, todo, todo es todo amigo, no te limites—, subrayó Chagala con una risa-mueca que no pude descifrar.

Pero te advierto que, primero, junto a la higuera, tendrás que bailar, “ por que al Diablo le gusta el mambo”.

Valora este artículo
(4 votos)
Pedro Cruz

Veracruzano, se graduó de la licenciatura de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana; inició sus actividades periodísticas como reportero de Sucesos en El Dictamen. Ha intentado cultivar todos los géneros periodísticos. Ha sido jefe de prensa en organismos privados. Actualmente es asesor independiente  en comunicación social. Es un lector voraz.

pedrocruz13@yahoo.com.mx