Domingo, 23 de abril de 2017

Fuera de Foco

Jorge Morales de corderito a lobo
Silvia Núñez Hernández

Buenos Días Veracruz

Sueños guajiros
David Varona Fuentes

Informe Rojo

Tony Macías y Coldwell, tras el circo de Duarte
Mussio Cárdenas Arellano

@suntos de poder

Los encargados de la seguridad, ¿miopes o pendejos?
Manuel Carvallo Carvallo

Mussio Cárdenas Arellano

Mussio Cárdenas Arellano

Atrapado en el mundo de las letras y la denuncia social, Mussio Cárdenas Arellano cuenta ya con un extenso kilometraje recorrido en el periodismo. Lejano parece ya aquel 1978 cuando en Coatzacoalcos, su tierra natal, escribió sus primeras notas. Transitó por la entrevista, el reportaje, la crónica, el artículo y la columna política. Fue corresponsal de la revista Proceso, Imevisión, IMER, Contralínea; fundador de las revistas Contacto e Informe Rojo; analista político en radio y televisión, y ganador del Premio México por columna política, en 2009, otorgado por la Federación de Asociaciones de Periodistas de México (FAPERMEX). Su contacto con el periodismo viene de familia. Su padre, Mussio Cárdenas Cruz, y sus tíos Emilio, Francisco y Paulino, constituyen una dinastía de periodistas veracruzanos de reconocido prestigio. Actualmente escribe la columna Informe Rojo, que se publica en portales en internet y medios escritos con amplia aceptación entre la opinión pública.

mussioc2@gmail.com

 

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Más que amigos, Tony Macías y Pedro Joaquín Coldwell son compadres, y socios, y cómplices políticos, ligados por el dinero y los negocios, por las nupcias de Javier Duarte y Karime Macías y por la captura —o entrega— del ex gobernador de Veracruz en Guatemala.

Un día sí y otro también, Tony Macías se llena la boca pregonando que el secretario de Energía de México es su cuate del alma, un referente en la política de altos vuelos y el padrino de boda de su hija predilecta, la impresentable Karime. Pedro Joaquín es su amuleto.

Tony Macías —Jesús Antonio Macías Yazegey— tiene pasiones que lo pierden: las mujeres y la tierra, las mujeres y Miami, las mujeres y el dinero.

Empresario, el suegro incómodo de Javier Duarte surge ahora como un alfil en la aprehensión del ex gobernador, en una trama que alude a una negociación y delación, la entrega del prófugo, el reparto del dinero saqueado a Veracruz y un escenario de impunidad para la familia que de la nada forjó una de las mayores y sucias fortunas que la memoria ha de recordar.

Seguido, cercado, Javier Duarte tuvo encima, siempre, los ojos del gobierno federal, la Interpol, la vigilancia sobre sus parientes y amigos, sobre los cómplices del robo y el desvío de recursos, sobre las empresas de papel con las que lavaron gran parte del botín, sobre los prestanombres que terminaron por confesar cómo fue el saqueo, cómo atestaron las tuberías financieras, cómo se llevaron casi 200 mil millones de pesos del erario de Veracruz. Cayó en Guatemala la noche del sábado 15.

Hoy, la libertad a Karime Macías Tubilla, la no acción penal, ser intocable, suscita el morbo de las masas y la presunción de un plan urdido para evitar la cárcel… y para dispersar los millones robados entre secretarios de gabinete y el retorno de una fracción al gobierno de Veracruz.

De la eventual negociación Karime-gobierno, el periodista Carlos Loret de Mola en su columna Historias de Reportero señaló este martes 18:

“En la urgencia por encontrarlo, la familia de Karime Macías, la controvertida esposa de Duarte, recibió una oferta del gobierno: que no irían contra ella ni su familia si les decían dónde estaba el ex gobernador.

“Por eso sorprendió en muchos sectores de la opinión pública la narrativa del gabinete de Seguridad sobre su captura: sus hijos viajando con la familia de la mamá en vuelo privado desde el aeropuerto de Toluca, oficializando en la documentación sus nombres y destino, hospedándose en un hotel turístico, visible…

“Ello ha despertado la sospecha de que Duarte se entregó y no se sabe a cambio de qué. O bien que ‘lo puso’ su esposa o su familia a cambio de que no fueran perseguidos, dado que la PGR ha aclarado que no tiene nada contra Karime y los de su lado, cuando se había hablado de que estaba metida hasta en lavado de dinero.

“Quizá muchas dudas y sospechas quedarán claras con el tiempo. A ver qué dice Duarte en sus declaraciones. Y qué no dice. Qué pasa con Karime Macías y los suyos. Qué sucede con el primer círculo de colaboradores de Duarte y con el despacho de ricos jóvenes abogados que, según fuentes oficiales, fue contratado por el ex mandatario para organizar su evasión de la justicia”.

Sobre Karime Macías, como INFORME ROJO ha venido acreditando desde hace un año, cuando Miguel Ángel Yunes Linares interpuso la primera denuncia por el desvío de recursos, y luego por el lavado de dinero y evasión fiscal, más tarde la declaración del contador Alfonso Ortega López, hay evidencia contundente de que fue una pieza clave en el atraco a las arcas del gobierno de Veracruz.

Karime y las empresas de papel. Karime y la compra de mansiones. Karime y los ranchos. Karime y los caballos. Karime y Tarek. Karime y los prestanombres. Karime embarrada en el lodo de la corrupción. Y la PGR la deja libre.

Del tema, el periodista Raymundo Riva Palacio en su columna Estrictamente Personal, apunta:

“El caso de Duarte está lleno de opacidad y contradicciones. El subprocurador Beltrán aseguró que si descubrieran que algún familiar participó en la red de corrupción de Duarte, se iniciaría una investigación en su contra. Omitió, o quizás olvidó, que esa averiguación sí existe en su contra, sobre sus padres y su hermana. Es la carpeta de investigación FED/SEIDF/UEIDFF/VER/001653/2016.

“Hay información adicional. Alfonso Ortega López, un abogado amigo de la infancia de Mansur Reynoso, a quien conoció Duarte en sus tiempos universitarios, creó en febrero de 2011, dos meses después de asumir la gubernatura, una sociedad para un negocio inmobiliario. Los propietarios eran Duarte y su esposa Karime, pero utilizaron testaferros para constituir la Inmobiliaria Roor, a través de la cual compraron una residencia de 47 millones de pesos en las Lomas de Chapultepec, donde el exgobernador decía que ‘era la residencia para su retiro’. Ortega López también constituyó una sociedad en Estados Unidos, la Siamese Twin, Inc., a través de la cual se adquirieron tres condominios en el elegante hotel St. Regis en Nueva York, por un total de un millón 200 mil dólares, pagados a través del despacho de Juan José Janeiro Rodríguez, a quien Duarte y Mansur Reynoso utilizaron, además, como testaferro. Karime recibió regalos en joyas y propiedades en México y Estados Unidos, que fueron adquiridas presumiblemente con dinero que desvió el exgobernador de los recursos de Veracruz”.

Una fuente inédita, priista y cercana al clan Fidel-Duarte, sostiene que en la negociación para librar a Karime Macías de la cárcel figura el secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell. A cambio de la entrega del dinero robado, una parte regresaría a las arcas del gobierno de Veracruz y otra sería dispersada en enclaves del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, quien todo el tiempo protegió a Javier Duarte, el caso quedaría cerrado.

Hasta ahí puede ser creíble. Pero el tema va más allá. Al presidente Enrique Peña Nieto no lo mueve el dinero hurtado por Javier Duarte. Políticamente, lo útil es el testimonio del ex gobernador —y las pruebas que serían videos y audios— de la forma en que hizo crecer a Morena en Veracruz, si es que lo pueden acreditar, con financiamiento de origen ilegal, con recursos públicos desviados.

Quedarse con parte del botín es irrelevante ante otro tema crucial: el factor Duarte para reventar a Morena,     a su candidato presidencial, Andrés Manuel López Obrador.

Karime, Tony Macías, Pedro Joaquín Coldwell, Osorio Chong, todos podrían negociar el dinero y la impunidad para la esposa y la familia del ex gobernador, pero sin Javier Duarte el plan de Peña Nieto para pulverizar a Morena no funciona. Y Peña Nieto sabe que ningún dinero sirve si AMLO llega a Los Pinos. Desde ahí lo va a perseguir. Y lo va a encarcelar.

Otra fuente señala que en la negociación participa el mismo Javier Duarte. Le quedaría una parte del dinero robado, pasaría una temporada en prisión y luego, con amparos, quedaría libre. A cambio aportará evidencia del financiamiento a Morena en Veracruz. Una parte se realizó, sostiene la fuente, desde la Oficialía Mayor de la Secretaría de Educación estatal, donde fue impuesta, Carol Jessica Moreno Torres, cuñada del líder morenista, Andrés Manuel López Obrador.

Una parte de los recursos desviados fueron a parar a la campaña de Héctor Yunes Landa, fallido candidato del PRI. Otra, a la campaña de Morena, como se escucha en un audio que registra la conversación entre Javier Duarte y su operador Gabriel Deantes Ramos, quien también fuera oficial mayor de la SEV.

De ahí que el Dios Peje dé por hecho que Duarte será usado para frenar su aspiración presidencial. No lo van a tumbar pero sí lo van a disminuir.

Sigue el circo. Y en él Karime, Tony y su compadre Pedro Joaquín Coldwell.

Archivo muerto

Qué integridad puede tener un general que miente. Levantado por malosos, Martín Cordero Luqueño explicó su desaparición la madrugada del jueves de 6 de abril, diciendo que un auto se le cerró mientras circulaba sobre el bulevar Presidentes, en Boca del Río. Se bajó de su camioneta y junto con sus acompañantes tomó un taxi y se alejó.

Eso dijo. No fue levantón. Eso reiteró. En otro canal, el gobierno de Veracruz sostenía que al director de Seguridad y Tránsito de Boca del Río se lo llevaron y que se trabajaba para retornarlo con bien y castigar a los malosos. Horas después el general estaba de vuelta, sano y salvo, y mintiendo. Este martes 18, fue detenido el autor del plagio, identificado como Juan Manuel N.

Lo ubicaron en un domicilio del puerto de Veracruz. Era el cerebro de una red de halcones conformada por policías municipales y taxistas, cuya misión era informar de todo movimiento de fuerzas de seguridad federales, estatales y municipales. Era quien controlaba la extorsión a comerciantes de los mercados Hidalgo y 20 de Noviembre en Veracruz y Boca del Río. Buen golpe al crimen organizado, que confirma que el general Cordero Luqueño sí fue secuestrado.

Aunque él tenga que mentir… Finísimos mapaches los de Jesús Moreno, y con cargo al erario público. Operan en el poniente de Coatzacoalcos. Llevan el mensaje del candidato del PAN. Cobran por sí o vía terceros en el ayuntamiento marcelista. Una de ellas es Irene Villegas, esposa de un alto funcionario municipal; otra, una dama de nacionalidad hondureña que realiza labores de intendencia en la sede del ayuntamiento, cuya misión es denostar al candidato del PRI, Carlos Manuel Vasconcelos Guevara.

Y así, madres de familia en escuelas que de acuerdo con los directivos imponen pagos ilegales por la inscripción de alumnos, o aquellas a las que la financiera Compartamos ya no sabe cómo cobrarles el pago de los créditos otorgados. Con cargo al erario, el marcelismo va impulsando la candidatura del abanderado del PAN. O sea, que el delito electoral sea la norma…

No cuentan los ejecutados, ni los ganaderos secuestrados, ni el incremento desmedido de la violencia, el homicidio doloso, el atraco y el robo, el récord en inseguridad. Febrero fue malo; marzo peor. Se disparó el homicidio un 56 por ciento. Se triplicó el secuestro. Lo dice el Observatorio Ciudadano de Coatzacoalcos, pero eso a los señores del poder les vale pues no es su pellejo el que está en riesgo.

El sur, según el yunismo azul, puede esperar. Para el sur no habrá Policía Militar ni Gendarmería Nacional. Basta, refiere el secretario de Seguridad Pública de Veracruz, Jaime Téllez Marié, que se incremente la presencia de la Fuerza Civil. Y eso, eso, no se sabe si es malo o peor. Cuidará a Coatza y el sur esa Fuerza Civil que viene precedida de fama hostil, que en los días del duartismo fue equipada con lo mejor y sirvió para sembrar miedo; que levantaba ciudadanos y regresaban envueltos en sangre y mudos.

Dice Téllez Marié que la Policía Militar se reserva para municipios donde la violencia es peor. Se enfoca en Xalapa, Orizaba y Córdoba. Pronto irá a Poza Rica. No hay que perder la esperanza. Vendrá la Policía Militar cuando el baño de sangre sea de escándalo… 600 hectáreas, cuenta Alejandro Zairick, están disponibles para el desarrollo de la Zona Económica Especial de Coatzacoalcos. Y eso sería lo de menos, pero dice el secretario de Desarrollo Social del gobierno yunista que en Coatzacoalcos no hay problemas de tenencia de la tierra. ¿No? Entonces su gobernador no es Miguel Ángel Yunes Linares.

Recuérdese que el 1 de diciembre de 2016, al tomar posesión del cargo, se comprometió a rescatar la reserva territorial de Coatzacoalcos, robada por el ex gobernador Fidel Herrera Beltrán en contubernio con Tony Macías, el suegro incómodo, algo así como un fraude de mil millones de pesos llamado Parque Tecnológico Puerto México. Instruyó ese día a las secretarías de Gobierno y Desarrollo Social a implementar las denuncias contra la pandilla fiel-duartista. Esos son problemas con la tenencia de la tierra.

Cuatro meses después de aquel anuncio, todo sigue igual. Ni un dedo se mueve para cumplir la promesa. Y cómo no, si uno de los artífices del despojo de tierras en el duartismo fue Enrique de Jesús Nachón García. Fue director de Invivienda en el gobierno del ladrón Javier Duarte, y es director de Invivienda en el gobierno de Yunes Linares. Así que la inseguridad en la tenencia de la tierra sigue y seguirá porque Yunes propone, los secretarios disponen y Nachón se les impone.

Algo mejor tendrá que inventar el secretario Zairick cuando los inversionistas lleguen y quieran disponer de las 600 hectáreas libres de cualquier conflicto legal… Ignorada por muchos, inexistente para otros, Yazmín Martínez Irigoyen llegó a ser candidata a síndica por Coatzacoalcos gracias a un poderoso padrino: Erick Cisneros. Es el personero de Andrés Manuel López Obrador, su operador en Veracruz, con raíces en Baja California Sur, la voz del Dios Peje para bien o para mal. Quizá otros no perciban los méritos de Yazmín Martínez pero basta con que Erick Cisneros lo decida para que la sindicatura le haya sido reservada. Para otras militantes ya habrá oportunidad…

Karime Macías: la atrapan o la silencian

Miércoles, 19 Abril 2017 09:37

Libre, Karime Macías vale menos que en una celda. Por ella pasa la información clave del saqueo, la ruta del dinero robado a Veracruz, su destino y el lavado, sus cómplices políticos, los que encubrieron a Javier Duarte. Por eso su vida no vale ya.

Fue testigo de la aprehensión de su esposo, el ex gobernador de Veracruz, la noche del sábado 15, en el hotel La Riviera de Atitlán, en el municipio de Panajachel, Departamento de Sololá, en Guatemala, y salió indemne, sin un rasguño, sin más agravio que el bochorno y el escarnio.

Lo tuvo a su lado, juntos y en familia, visitados por sus hijos, su madre Yazmín, su hermana Mónica y su concuño José Armando Rodríguez Ayache, al que en el aeropuerto de Toluca le detectó el área de seguridad miles de euros, cientos de dólares y miles de pesos, algo así como 20 millones de pesos con los que pretendían huir a Europa en un avión privado.

Acompañó Karime Macías a Javier Duarte a su reclusión, detenido en Guatemala a pedido —tardío— de la Procuraduría General de la República, vía la Secretaría de Relaciones Exteriores, con participación de Interpol.

Y la PGR la dejó ir.

Casi al unísono cuentan la PGR y la policía guatemalteca que sobre Karime Macías Tubilla no hay orden de aprehensión ni acción legal; que oficialmente no se le busca; que su entrada a Guatemala fue legal.

De ahí proviene la repulsa social, el escándalo en las redes, la suspicacia de analistas y la metralla de Morena y el PRD y el encono de la sociedad, que ven en la libertad a Karime Macías, el cerebro del saqueo a Veracruz, un acuerdo del PRIAN para preservar intacta a la red política que encubrió a Javier Duarte, a Peña Nieto, presunto beneficiario de cientos de millones en su campaña presidencial. 

O que sea usado para derrumbar a Andrés Manuel López Obrador con el financiamiento a Morena en sus días de gobernador.

Nada extraña en esas esferas de poder. Su padre, Jesús Antonio Macías Yazegey, es amigo cercanísimo del secretario de Energía del gobierno peñanietista y ex gobernador de Quintana Roo, Pedro Joaquín Coldwell, de la cuadra echeverrista que aún controla una parte de sistema político.

Dice la PGR que sobre Karime Macías no hay nada que la sujete a la ley. Falso. Contra Karime Macías hay una denuncia que la implica en el saqueo y el lavado de dinero, vía empresas fantasma dedicadas a la adquisición de viviendas y mansiones, ranchos y hoteles, en México y el extranjero.

En el inicio de la campaña por el gobierno de Veracruz, el 3 de abril de 2016, el entonces candidato del PAN, Miguel Ángel Yunes Linares, interpuso la denuncia que implicó a Javier Duarte, su familia, sus amigos, sus prestanombres, todos con un papel clave en el atraco a las arcas.

En manos de la Fiscalía duartista, obviamente no procedió. Por meses la congeló el ex fiscal Luis Ángel Bravo Contreras, alias “Culín”. Y fue hasta su renuncia, pactada con el gobernador Yunes, pese a jurar que lo habría de encarcelar, que se reactivó. Luego las atrajo la PGR y las volvió a congelar.

Otro elemento para establecer la corresponsabilidad de Karime Macías en el mega saqueo a Veracruz, provino de un cómplice directo, encargado de crear empresas para adquirir bienes con recursos provenientes del erario público. Su nombre, Alfonso Ortega López, quien en un arranque de miedo acudió a la PGR y reveló cómo se realizó el atraco.

Ortega López describió para la PGR el nivel de mando que ejercía Karime Macías en la pandilla, sus alcances, la mente perversa que fue urdiendo cómo saquear las arcas públicas, fraguando el desvío, conformando empresas fantasma para lavar el dinero robado a Veracruz.

Qué coincidencia. El día que Javier Duarte dejaba el gobierno, Alfonso Ortega revelaba cómo operaba el gang del gordobés.

Ese 12 de octubre, sin chistar, entró al edificio de la PGR en la ciudad de México y comenzó a cantar. Sería un informante protegido y cuando ya había dicho todo supo que su identidad no sería resguardada en secreto.

Del caso Ortega-Macías, INFORME ROJO señaló el 26 de octubre de 2016:

“Alfonso Ortega López no es un personaje más. Abogado fiscalista —40 años, presunto arrepentido, ‘no soy criminal’— es o fue accionista en las ‘empresas papel’ del ex gobernador y su esposa para la compra de inmuebles en proceso de remate por hipotecas vencidas en Estados Unidos.

“Karime Macías le pidió, en diciembre de 2012, que endosara las acciones ‘en blanco’, que lo hiciera con todas las empresas abiertas en Estados Unidos y usadas para adquirir inmuebles, tiempos compartidos y todo tipo de bienes, incluso los de la compañía que compró el yate Aquariva Super, con valor de 790 mil dólares, unos 15 millones de pesos.

“Ante la PGR —refiere el periódico Reforma—, el prestanombres dijo que esta instrucción se la dio Karime Macías cuando acudieron a un viaje de vacaciones a Aspen, Colorado, donde acompañó a la familia y se hospedaron en el St. Regis Aspen Resort. Ahí Karime Macías le dijo a Alfonso Ortega que ellos ‘querían resguardar sus inversiones y mantenerlas a salvo’ ”.

“ ‘Sus inversiones’ eran producto del saqueo a Veracruz, seis años robando, refinanciando deuda con jugosas comisiones para el salinismo que así otorgaba protección desde los altos círculos de poder.

“Cinco meses antes de acudir a la PGR, en mayo de 2016, Alfonso Ortega se encontró con Javier Duarte. Le confesó sus temores y su decisión de no continuar. Su verdadero papel había sido prestar su nombre para las empresas y bienes del entonces gobernador priista.

“Percibió entonces la ira de Javier Duarte. ‘Él me jaló del brazo y me dijo que yo estaba metido en esto, que yo estaba involucrado y dijo ‘tú sabes de dónde viene el dinero’.

“Ortega López sacó a su familia del país. Se escondió. Dormía en lugares distintos.

“Vía terceros, comenzó a recibir amagos, amenazas. Temía lo peor. Y eso lo llevó a confesar su participación ante la PGR.

“Lo que dice es crucial. Ortega aparece en el registro de varias sociedades mercantiles de responsabilidad limitada, como es Express Corporated Filing, junto a Moisés Mansur Cysneiros y Iñaki Negrete.

“Lo que dice Ortega confirma el hallazgo de Miguel Ángel Yunes Linares, su denuncia del 3 de abril, su revelación un día después, en Coatzacoalcos, cuando al arranque de su campaña por el gobierno de Veracruz dio a conocer quiénes y cómo conformaban el entramado de corrupción.

“Yunes azul enfatizó que en Javier Duarte encarnaba una capacidad infinita para saquear a Veracruz, y con él Moisés Mansur Cysneiros, José Antonio Mansur Beltrán, José Bandín, José Juan Janeiro Rodríguez, Vicente Benítez, Edgar Spinoso, Tarek Abdalá, Adolfo Mota, Gabriel Deantes, Alberto Silva, Jorge Carvallo, sus hermanos y mamá, su esposa, su cuñada Mónica y su concuño José Armando Rodríguez, sus primos políticos, Brenda, Córsica y Jorge Fernando Ramírez Tubilla, sus suegros Tony Macías y Yazmín Tubilla, y decenas de amigos y subalternos (alcaldes, diputados, líderes de partidos, periodistas, empresarios).

“Ortega toca en por lo menos dos ocasiones el nombre de Karime Macías Tubilla, esposa de Javier Duarte, y dimensiona el poder que tenía dentro de la organización, categorizada por la PGR como una ‘estructura criminal’.

“Su declaración es clave. Ahí queda la mano de Javier Duarte, la operación de Karime Macías, las instrucciones de cómo canalizar los recursos, hacia qué ‘empresas de papel’ o LLC, las de responsabilidad limitada, cómo triangular, cómo borrar la huella del atraco.

“Era (Alfonso Ortega) un testigo protegido y al final su nombre salió a la luz”.

Y así dice la PGR que Karime está limpia.

Pregona que no hay acción penal en su contra. O la hay y la encubre, a sabiendas que Karime es la ruta hacia el dinero robado, la dueña de las contraseñas de las cuentas bancarias, la socia a la que le firmaban en blanco las acciones de la empresas fantasmas por que “querían resguardar sus inversiones y mantenerlas a salvo”.

Sin embargo, Karime Macías libre es potencialmente peligrosa. Atesora nombres, la identidad de los cómplices políticos que desde el poder encubrieron a Javier Duarte. Quizá los detalles del financiamiento a Peña Nieto en campaña. Algo así como un arma que apunta a palacio nacional.

De ahí que la atrapen o sea silenciada.

Su vida, pues, ya no vale.

Archivo muerto

Urde Marcelo Montiel, como en 2009, otra traición al PRI. Su operación electoral no se encamina a acarrearle votos al partido que le dio dos veces la alcaldía de Coatzacoalcos y una diputación en el Congreso de Veracruz.

Sus operadores tejen fino para apuntalar al único candidato que representa al marcelismo —así simulen pleito y ruptura—, Jesús Moreno Delgado, al que el PAN quiere ver en la presidencia municipal de Coatzacoalcos.

En 2009, siendo Iván Hillman Chapoy candidato el PRI a la diputación federal, Marcelo Montiel montó un show de ensueño: le prometió votos a Iván, le puso a la orden su estructura electoral, lo hizo decir, como parte del acuerdo, que Marcelo Montiel era el mejor alcalde en la historia de Coatzacoalcos y el día de la elección lo masacró. La noche previa a los comicios, sus operadores dictaban la línea: “hay pájaros en el alambre”.

La votación fue para el candidato del PAN, Rafael García Bringas, alias El Pájaro. Ocho años después, se la aplica a Carlos Manuel Vasconcelos Guevara. Le jura que el marcelismo operará a su favor y el informe que preocupa en el PRI de Veracruz es que Marcelo trabajará para darle el triunfo al candidato del PAN, Jesús Moreno Delgado, su ex director de Gobernación y ex director del DIF en los días de Marcelo Montiel en la alcaldía de Coatzacoalcos, con quien finge un pleito fenomenal. De alguna forma ha de congraciarse —si puede— con el gobernador panista Miguel Ángel Yunes Linares… Sin sus cómplices, de poco sirve la aprehensión de Javier Duarte.

Pide el presidente de la asociación civil “Ciudadanos Unidos por Coatzacoalcos”, Raúl Ojeda Banda, que se actúe contra su esposa Karime Macías Tubilla, su suegro Jesús Antonio Macías Yazegey y el resto de la pandilla. “Deben ir a la cárcel”, sostiene el ex presidente de la Canaco Coatzacoalcos. “Creo que era necesario que el gobierno federal sacara adelante esta detención, pero me pregunto: ¿Karime Macías cuando?, ¿Tony Macías, cuándo?”.

Tony Macías, el suegro incómodo, está sentenciado por el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares al haberse apropiado de la reserva territorial en contubernio con Fidel Herrera Beltrán. “Karime es una mujer que también tiene delitos, que no podemos permitir que siga afuera y menos el suegro incómodo”, dice Ojeda Banda… Allanan domicilio de la candidata de Morena en Las Choapas, Eva Cadena Sandoval.

 Muy temprano, el domingo 16, salió del rancho El Rodeo, ubicado en la carretera Las Choapas-Cerro de Nanchital. Acudió al centro de la ciudad y luego se trasladó a Coatzacoalcos. Ahí recibió la llamada de un vigilante del rancho preguntando si se encontraba en el interior de la vivienda, pues la puerta se hallaba abierta. De inmediato retornó.

La puerta fue violentada y en un clóset de su recámara se observaban las huellas del allanamiento. Todo estaba revuelto. No sustrajeron objetos de valor, pese a tenerlos a la mano. Más que un intento de robo, es un mensaje. Eva Cadena interpuso su denuncia ante la Subunidad Integral de Procuración de Justicia, sólo para no dejar de darle cauce al procedimiento legal.

Previamente ha recibido amenazas, amagos para disuadirla de seguir en la contienda. Fue igual en 2016, días después de asumir su condición de diputada local por Morena, donde la intimidación el menú del día. ¿Qué sigue?…

En una encrucijada, el otrora hombre fuerte de Marcelo Montiel Montiel, Alfonso Morales Bustamante. Si no salda el ayuntamiento de Coatzacoalcos su adeudo con la empresa Pluvial del Golfo, a más tardar este miércoles 19, la Sala Superior del Tribunal de lo Contencioso Administrativo ordenará su destitución como tesorero municipal. Por desacato a la sentencia emitida por el tribunal, están en capilla alcalde, síndica y regidores, quienes en breve serán notificados de su inhabilitación.

Hay una multa de 100 salarios mínimos contra el presidente municipal, Joaquín Caballero Rosiñol; la síndico, Alejandra Theurel Cotero; el director jurídico, Carlos de la Rosa López, y el tesorero Morales Bustamante.

Apercibidos de pagar los más de 3 millones de pesos por el contrato de obra correspondiente a la construcción del último tramo del malecón costero, si este miércoles 19 no es acatada la sentencia, el Tribunal de lo Contencioso procederá contra Morales Bustamante. O sea, golpe al hombre que conoce, como nadie más, los secretos de Marcelo Montiel… Hay un alcalde que presume de ser poderoso y despiadado. Sus amigos, dice, son sicarios, son perversos, son inhumanos, son malosos. Una pista: es priista y es del sur…

Javier Duarte: el criminal vuelve a casa

Martes, 18 Abril 2017 09:47

Hampón vulgar, Javier Duarte robó las arcas públicas, abusó del poder y algo aún peor: detonó la violencia, el levantón y la desaparición forzada, las fosas clandestinas y los muertos que yacen en la tierra clamando justicia. De eso no se le culpa. Nadie le imputa su historial criminal.

Detenido en Guatemala, cimbra, él sí, a México. Esposado, humillado, las manos al frente, el chaleco antibalas que lo envuelve, busca el ex gobernador de Veracruz los lentes de las cámaras, la foto o el video que registren su sonrisa, su cinismo, la imagen del que en la desgracia total, descendiendo a los infiernos, mantiene en sus manos a Dios.

Su captura sacude al poder en México. Al PRI por sus años de complicidad, solapando el atraco a Veracruz, la quiebra financiera, la parálisis total, el robo de los programas sociales para mantenerse en el poder, el enriquecimiento que insulta, la exhibición de ranchos y mansiones, la danza de las maletas con millones en efectivo presuntamente para la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto.

Cimbra al duartismo que robó con él, alcaldes y diputados, funcionarios afines, usando los presupuestos para beneficio personal y para torcer elecciones. Su red criminal se nutre de presidentes municipales con cuyas familias distrajo recursos, armó empresas fantasma, desvió el dinero de los veracruzanos, unos sostienen que 80 mil millones, otros que superan los 180 mil grandes.

Otra parte de la banda se conforma por legisladores federales y locales que servían de coraza de impunidad, que operaron amarres y complicidades en los altos círculos de poder, con los Peñas, con los Beltrones, con los Gamboas, o que le aprobaban por igual cuentas públicas y la contratación de más y más créditos.

Sorprende al yunismo azul, a su líder, el gobernador Miguel Ángel Yunes, que apenas conoció de la aprehensión se ostentó como el motor de la acción legal contra Javier Duarte. Lo mismo cuenta la Procuraduría General de la República, la Auditoría Superior de la Federación y el Servicio de Administración Tributaria. Al éxito le sobran padres.

Estéril disputa pues todos los entes públicos fueron conformando las acciones penales que cercaron al ex gobernador, acreditando raterías y evidenciando que si algo tenía de más eran las uñas de la mano.

Desde 2014, la Auditoría Superior de la Federación había presentado denuncias contra el gobierno de Javier Duarte por no acreditar el uso de las participaciones federales, por la simulación a la hora de reintegrar dinero, por el engaño con obras que no correspondían a los fines con los que se aprobó su presupuesto.

Yunes azul presume que desde hacía 13 años lo traía en la mira. Y así es. Desde 2004, cuando manejó la campaña de Gerardo Buganza en el PAN, y aún antes, cuando aún era priista, Miyuli denunció que había capitales de origen sucio, provenientes del narcotráfico —Cártel del Golfo— financiando al priista Fidel Herrera Beltrán. Javier Duarte era secretario de Finanzas del PRI en Veracruz y encargado de los dineros de Fidel.

Cayó Javier Duarte este sábado 15, sábado de Gloria, mientras se hallaba en el hotel La Riviera de Atitlán, en el municipio de Panajachel, Departamento de Sololá, a 140 kilómetros al oeste de la capital guatemalteca. Hacia las 9 de la noche, minutos después que la PGR lo confirmó, se sacudieron las redes sociales, los portales informativos, los círculos de poder.

Seis meses huyó. Había dejado el gobierno de Veracruz el 12 de octubre de 2016. Dos días después, el 14, un juez federal le giró una orden de aprehensión. Lo relevó su secretario de Gobierno, Flavino Ríos Alvarado, acusado actualmente de complicidad al haber facilitado su huida al asignarle un helicóptero oficial que lo llevó del Agro Centro, en el municipio de Emiliano Zapata, cerca de Xalapa, a Coatzacoalcos, la tierra de su esposa Karime Macías Tubilla.

Lo seguían desde el 10 de noviembre. Un individuo fue sorprendido en Tapachula, Chiapas, con un par de pasaportes falsos con las fotografías de Javier Duarte y Karime Macías, y una cantidad considerable de dólares. “Fue el indicio de que el ex gobernador estaba el Guatemala”, dijo la policía guatemalteca. Sin embargo, al sujeto lo dejó ir la justicia mexicana.

Día intenso este sábado 15. Por la mañana, a eso de las 9:35, la suegra María Virginia Yazmín Tubilla Letayf, esposa del empresario Jesús Antonio Macías Yazegey, su cuñada Mónica Ghihan Macías Tubilla, su concuño José Armando Rodríguez Ayache, los hijos de éstos y y los hijos de Javier Duarte y Karime Macías, viajaron en un vuelo privado desde Toluca hasta Guatemala. A José Armando le fue detectada una considerable cantidad de dinero en dólares, euros y pesos. Y aún así, le permitieron viajar.

Horas después se intensificó la vigilancia en ambos países. Una empleada de una línea aérea privada en aquel país centroamericano alertó que Javier Duarte ofrecía pagar 40 mil dólares en efectivo por un viaje a Europa.

Hacia las 5 de la tarde, el gobierno mexicano formalizó la solicitud de extradición. La Interpol, que meses atrás había emitido su ficha roja para la captura internacional del ex gobernador de Veracruz, participaba en el operativo.

Fue el movimiento de la familia lo que permitió ubicar a Duarte y Karime. En un momento, afecto al alcohol como es, desfrenado su gusto por la bebida hasta perder el control, incluso besar varones como lo hiciera en Coatzacoalcos con el líder nacional petrolero, Carlos Romero Deschamps, el ex gobernador bajó al lobby del hotel y ahí se produjo la aprehensión.

Karime Macías, según el gobierno de Guatemala, se hallaba con él. Javier Duarte fue remitido a una prisión; ella no. Sobre Karime Macías no hay orden de captura pese formar parte de la denuncia que Yunes Linares presentó el 3 de abril de 2016, cuando iniciaba su campaña al gobierno de Veracruz, que a la postre marcó el fin del duartismo y etapa de persecución.

Esa denuncia es clave en la investigación que se le sigue a Javier Duarte. En ella implica a sus familias, a su madre y sus hermanos, los de Karime, amigos, prestanombres y 21 empresas que servían para lavar dinero. Es la denuncia 1135/2016, que pretendió congelar el ex fiscal Luis Ángel Bravo Contreras, alias “Culín”. La PGR atrajo finalmente las carpetas de investigación FESP/013/2016/1-04 y la FESP/216/2016/14-07, ambas por enriquecimiento ilícito, peculado e incumplimiento del deber legal.

Si Javier Duarte se allana a la extradición podría ser remitido a México en no menos de un mes y en un máximo de seis meses. Si no, su juicio podría durar hasta cuatro años.

Duarte se movía constantemente. De acuerdo con funcionarios de la PGR, en conferencia en la embajada, se investigó a familiares y amigos. Se detectaron operaciones de dinero y vehículos desde la ciudad de México. Lo mismo ocurría en Guatemala, donde incluso se sabía que diversas aerolíneas eran usadas para cambiar de ubicación.

En diciembre ocurrió otro hecho que confirmó que Javier Duarte desarrollaba acciones en el sur del país. Arturo Bermúdez Zurita, quien había sido secretario de Seguridad Pública de Veracruz, fue captado —diciembre 17, al mediodía— en el kilómetro 116 de la autopista Mérida-Cancún. Viajaba en una camioneta Suburban negra, una grúa y una ambulancia. Era custodiado por entre 10 y 20 motociclistas. Este reportero difundió las fotografías del general de cero estrellas con sus sus acompañantes.

Un par de horas después, el convoy se hallaba en el atracadero de yates de Cancún, sobre el bulevar Kukulcán. Ahí, presuntamente se escondía Javier Duarte. Semanas después comenzó una serie de ataques armados en antros de Cancún con saldo mortal.

Hay en la versión de la policía guatemalteca un contrasentido con la versión mexicana. Acá se difunden fotografías del momento en que los hijos de Javier Duarte se hallaban en el aeropuerto de Toluca con su abuela y tíos. El gobierno de Guatemala afirma que en la habitación donde permanecía escondido el ex gobernador de Veracruz sólo había adultos. ¿Y los niños quién los movió a otro sitio?

Duarte vuelve a casa. Lo acusan del saqueo a las arcas y la quiebra financiera. Pero de lo peor, nada.

Su gobierno, él mismo, Bermúdez Zurita con él, y con ellos Fisculín Bravo, son cómplices de los cárteles, del crimen organizado. Los dejaron pasar. Lo dejaron actuar. Los encubrieron siempre.

Oficialmente, en seis años han desaparecido 2 mil 600 personas. Es la cifra de la Fiscalía General. Es el período del duartismo. Las estimaciones de los colectivos que buscan a sus  familiares es de 28 mil tan solo en Veracruz.

Como avizorara el sacerdote Alejandro Solalinde Guerra, coordinador de la Pastoral de Movilidad Social en el Pacífico Sur de la Iglesia católica, Veracruz es la mayor fosa del país, un cementerio gigante y clandestino.

Sólo en Colinas de Santa Fe, aledaño al puerto de Veracruz, han sido hallados 250 cráneos y 17 mil restos óseos. En Arbolillo, municipio de Alvarado, 47 cráneos.

Igualmente criminal, la Policía Estatal se vio implicada en desaparición forzada. Donde iba el delegado de la Secretaría de Seguridad, Marcos Conde Hernández, el policía favorito de Arturo Bermúdez, levantaban inocentes, lo mismo en Tierra Blanca, donde cinco jóvenes originarios de Playa Vicente, que en Úrsulo Galván. A otros, como el cantante Gibrán Martiz Díaz, un grupo policíaco lo sacó de su departamento en Xalapa, lo torturó, lo trasladó a la casa de Bermúdez, luego a la Academia de Policía el Lencero, y apareció muerto en un montaje para simular un choque entre bandas criminales.

Recordman en lo sucio, Javier Duarte acumuló 19 periodistas asesinados en su sexenio, cuatro desaparecidos, una treintena de exiliados y decenas de amenazados, hostigados, golpeados. Manzanas podridas, les llamó. Les dijo que algunos tenían vínculos con el crimen organizado, que a los malosos servían. Persiguió, encarceló, pretendió sofocar la crítica con mensajes demenciales.

A su historial de muerte anexó los nombres de Regina Martínez, Milo Vela, Rubén Espinosa, Goyo Jiménez y otros 15 periodistas cuyas casos hasta la fecha no han sido esclarecidos.

Detonar así la violencia, el levantón y la desaparición forzada, las fosas clandestinas y los muertos que yacen en la tierra clamando justicia, es criminal.

De ahí demanda de los colectivos que exigen que a Javier Duarte se le juzgue por delitos lesa humanidad, por el involucramiento de las policías con los cárteles, sirviéndoles para desaparecer personas, por llenar de fosas clandestinas a Veracruz.

De eso no se le culpa. Nadie le imputa su historial criminal.

Impune en eso, vuelve a casa el criminal.

Archivo muerto

Qué pifia la del Dios Peje. Javier Duarte, según Andrés Manuel López Obrador, es sólo un “chivo expiatorio” de los demonios que deambulan en el PRIAN. Le falla la cultura al dueño de Morena pues el “chivo expiatorio” del episodio bíblico es en el que se depositaban todos los pecados de los judíos y era sacrificado al ser lanzado al desierto done habría de morir.

Chivo expiatorio es un inocente al que injustamente se sacrifica. Chivo expiatorio es la “persona o grupo de ellas a quienes se quiere hacer culpables de algo de lo que no son, sirviendo así de excusa a los fines del inculpador”.

Javier Duarte ni remotamente es inocente de lo que se le acusa. Sobra evidencia de sus acciones, el saqueo a las arcas, las empresas fantasma, la colusión con el crimen organizado, el robo del presupuesto de programas sociales, de medicamentos y tratamientos en hospitales.

Su gobierno fue sinónimo de corrupción. Que hay una trama entre el PRI y el PAN para aprehender a Javier Duarte y sacarle raja electoral, sí, como afirma El PejeMesías, pero su categorización como “chivo expiatorio” tuvo el efecto del búmeran, golpeando al que la lanzó.

Si Miguel Ángel Yunes Linares le imputa a Morena que haya sido financiado por Javier Duarte en los días en que desgobernaba Veracruz, vía pagos mensuales a sus operadores en Tatahuicapan, so pena de tomar la presa Yuribia, con lo dicho por AMLO los incrédulos se van convenciendo de que el pacto PRI-MOR es real…

No malas, pésimas noticias para la ex diputada federal priista, Patricia Peña Recio. Tras bambalinas le cierran el paso al próximo cabildo municipal. Propone la Sección 32 del sindicato magisterial que sea un maestro varón el que ocupe su espacio en la planilla con la que el PRI intentará retener la alcaldía de Coatzacoalcos.

Por su condición de favorita del maestro Juan Nicolás Callejas Arroyo, líder de la Sección 32, Patricia Peña daba por hecho que nadie le objetaría ser regidora pero en el círculo cercano al cacique magisterial se viene tejiendo el desplome de la priista que llegó a diputada federal de rebote, siendo suplente del hoy alcalde Joaquín Caballero Rosiñol. Sólo un manotazo de la rémora Callejas la podría salvar…

Complica el Tribunal Electoral de Veracruz, para Morena, el caso Coatzacoalcos. Anula el resolutivo CNHJ-VER-186/2017 emitido por la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia del pejepartido que dejaba sin efecto la asamblea en que fueron electos los 10 militantes que formarán parte de la planilla que contenderá por la alcaldía de Coatzacoalcos. Determinó que al morenista Rufino Soriano García, quien interpuso el juicio para la protección de los derechos políticos electorales 116/2017, se le negó el derecho de audiencia y con ello declaró invalida la asamblea de Morena del 17 de marzo. Rufino Soriano sostuvo no haber sido emplazado a juicio.

LA CNHJ de Morena realizó la notificación pero vía su página en internet cuando sus estatutos señalan que tratándose de emplazamientos debe ser de forma personal. Ante ello, Morena fue instruida a respetar “el derecho de audiencia del actor en el procedimiento partidista para la designación de candidatos a ediles”, según comunicado emitido por el TEV. De ahí que Coatzacoalcos no aparece en la lista de candidaturas aprobadas por el comité ejecutivo nacional de Morena, este sábado 16…

Confirmado: Rosalinda Tolentino Escayola no será candidata a regidora sexta en la planilla del PAN en Coatzacoalcos. Refrenda la aguerrida panista que no va en ninguna posición, pues por su trabajo debió valorarse ser postulada en la regiduría 2 o 4, que su compromiso con el PAN no está a discusión y que cuando expresó que no contendería era su última decisión.

Habrá que ver qué tantos votos puede mover el resto de los panistas que acompañan a Jesús Moreno Delgado en la contienda por la presidencia municipal…

Flavino Ríos: libertad bajo sospecha

Viernes, 14 Abril 2017 18:19

Si por Miguel Ángel Yunes fuera, Flavino Ríos se pudriría en prisión. Pero lo dejó ir. Aquejado por una hipertensión de origen político, una cirugía en la que nadie cree, el ex gobernador interino debe agradecerle a su maltrecho corazón que pueda enfrentar a la justicia en libertad, en su casa y bajo fianza. Y bajo sospecha.

Deja el hospital Ángeles, en Xalapa, que le sirvió de refugio mientras capotea la embestida yunista que le fincó cargos por la fuga de Javier Duarte, al que le facilitó un helicóptero oficial cuando ya no era gobernador de Veracruz.

Flavino Ríos, alias El Oaxaqueño por su origen —nació en Mogoñé pero usa actas hechizas de Veracruz para usurpar funciones—, ingresó al penal de Pacho Viejo, a unos 13 kilómetros de Xalapa, en el municipio de Coatepec, la mañana del domingo 12 de marzo. Suponía que en cosa de horas recuperaría su libertad. Suponía mal.

Se imaginó en el tiempo del duartismo, cuando fue el poder tras el trono, la mano que mecía la cuna, el consejero que llevó paso a paso a Javier Duarte, que lo hizo errar, que lo movió a irritar al presidente Enrique Peña Nieto, hasta colocarlo al filo del abismo y finalmente lo empujó. Nadie más feliz que Flavino Ríos al entrar al relevo.

Muy ufano, advertía el ex gobernador interino de Veracruz que en él no había delito, ni fue cómplice de la huida de su antecesor, que en cuestión de horas estaría libre, que en caso de enfrentar a la justicia lo haría bajo fianza, en libertad.

Pero pronunció una frase que lo selló:

“A mí no me han acusado de pederasta”.

Jaló el gatillo. Se condenó sin juicio, con alarde y soberbia, retando como si no viera las celdas frente a él y no supiera que el que tiene el poder, tiene el poder.

Aludía al gobernador Yunes, tocando la fibra que lo irrita, arrojando ácido en la herida, desafiando a quien desde hace más de una década enfrenta el lodo de la fidelidad que se nutre de las acusaciones vertidas en el libro Los Demonios del Edén de Lydia Cacho, que lo implican con una red de empresarios y políticos afectos al disfrute sexual con menores.

De la pederastia, Yunes Linares refuta y argumenta. Esgrime que la Procuraduría de Quintana Roo no acreditó los cargos en su contra. Pero Flavino desafía.

“A mí no me han acusado de pederasta”.

Esa frase lo retuvo más de lo que Flavino imaginó. No salió tras el acuerdo entre PAN, PRD, PRI y el grupo mixto de legisladores para aprobar la reestructuración de la deuda pública heredada por Javier Duarte. No salió pese al arreglo en las sombras.

Flavino Ríos enfrenta un juicio por su responsabilidad en la fuga de Javier Duarte y su esposa Karime Macías, ocurrida el 13 de octubre de 2016, cuando el ex gobernador fue visto por última vez, usando un helicóptero del gobierno de Veracruz, facilitado por Flavino, aunque éste de inicio lo negó. Su historia actual, su lío con Yunes azul, se finca en una contradicción que lo hace reo de la justicia penal.

Cinco días después, el 18 de octubre, Flavino Ríos rechazaba el señalamiento, cualquier vínculo con la fuga de Javier Duarte. Tajante, le decía a la periodista Adela Micha, en Radio Fórmula que no había prestado aeronave alguna, que consultaran las bitácoras de cada unidad, que si hubiera alguna responsabilidad “que se me castigue”. Así, “que se me castigue”.

—¿Usted le prestó un helicóptero para salir del estado? —le preguntó Adela Micha.

—Falso completamente.

—¿No usó (Duarte) ningún helicóptero propiedad del gobierno del estado?

—No sé, te soy sincero, no sé, lo cierto es que yo no presté ningún helicóptero, si hizo uso de algún transporte aéreo del gobierno del estado se está investigando.

Eso dijo y mintió.

Ofrecía poner a disposición de la autoridad las bitácoras de los vuelos del jueves, viernes, sábado, domingo; “todo lo que solicite”.

Refería el ex gobernador interino que desde su toma de protesta no había mantenido ninguna comunicación con Javier Duarte. Sin embargo, los hechos lo desmintieron. Él mismo se desmintió.

Al mes siguiente Flavino Ríos intentó matizar su error. Algo no cuajó en su maniobra. Las bitácoras de vuelo, las bitácoras originales, lo delataban.

Dijo el 7 de noviembre:

“Él (Javier Duarte) pidió un helicóptero que lo trasladó a Coatzacoalcos, lo pidió directamente al aeropuerto. Pedí a la gente del aeropuerto que le dieran las atenciones de un gobernador porque yo no sabía que existía una orden de aprehensión”.

¿Entonces? Primero dice: yo no presté ningún helicóptero. Luego admite: Pedí a la gente del aeropuerto que le dieran las atenciones de un gobernador. Pero Javier Duarte ya no era gobernador y Flavino Ríos incurrió en desvío de recursos (la aeronave es un bien público), amén del tráfico de influencias, abuso de autoridad y encubrimiento por favorecimiento.

En otra declaración, ese mimo día apuntó:

“Yo no sabía en ese momento que existía una orden de aprehensión, tampoco tenía por qué saberlo, no es algo que me informe la PGR. Él habló al aeropuerto, pidió un helicóptero, se lo proporcionaron, y se trasladó a Coatzacoalcos”.

Una versión difundida por el periódico Diario de Xalapa detalla ahora la forma en que presuntamente habría facilitado Flavino Ríos la fuga de Javier Duarte. Aquí el texto.

“De acuerdo a lo narrado, horas después de tomar el cargo como gobernador interino, el 13 de octubre de 2016, Flavino Ríos Alvarado se presentó en las instalaciones de la dirección de aeronáutica en el Aeropuerto de El Lencero entre las nueve y diez de la mañana para hablar con Ricardo Casanova Morales, analista de proyectos de aquel departamento.

“En la reunión, Flavino Ríos dio la orden a Casanova Morales de brindar todas las facilidades logísticas al exgobernador Javier Duarte de Ochoa debido a actividades propias de su cargo (¿cuál cargo si ya no era gobernador?).

“Al siguiente día —14 de octubre— a las 15 horas Ricardo Casanova recibió la llamada de un número desconocido al que le comunicaron a Duarte de Ochoa. El exmandatario preguntó en qué tiempo tendría listo un helicóptero, a lo que el encargado respondió entre 40 y 50 minutos.

“Fue cerca de las 16:30 horas cuando Casanova Morales recibió otra llamada de número desconocido —con lada de la Ciudad de México—, al otro lado de la línea Duarte de Ochoa le solicitaría que una aeronave fuera enviada al Agrocentro Siglo XXI, que se encuentra en la carretera Xalapa-Veracruz, en la localidad de Puente Nacional.

“Ricardo Casanova Morales se comunicó a la oficina de Miguel Pablo Portugal para que ordenar que recogieran a Javier Duarte en el lugar antes señalado; por lo que 20 minutos después despegó el helicóptero del aeropuerto El Lencero sin pasajeros, solamente con el piloto y el copiloto, Jesús Jaime Peregrina y Francisco Javier Herrera, respectivamente.

“La aeronave recogió al gobernador en el Agrocentro con una persona desconocida e informó que cambiarían de destino debido a que se trasladarían al centro de convenciones de Coatzacoalcos. Una vez que aterrizaron ambos pasajeros subieron a un vehículo con rumbo desconocido”.

Flavino Ríos aprehendido el 12 de marzo pasado. Presumió que saldría en cosa de horas. Se engalló y dijo que a él nunca lo habían acusado de pederasta. Creyó que podría enfrentar el juicio bajo fianza. Fue vinculado a proceso y se le impuso prisión preventiva de un año. Se supo que saldría si los diputados opositores al gobernador Yunes aprobaban la reestructuración de la deuda pública. Lo hicieron pero Flavino ahí se quedó.

Luego vendría el episodio de la hipertensión. Apenas se le vinculó a proceso, con un año de prisión preventiva, Flavino Ríos comenzó a presentar problemas de salud. O a simular que estaba grave.  Así, fue trasladado al hospital Ángeles y en cómoda cama, nada que ver con la frialdad de las celdas de Pacho Viejo, pasó mejores días.

Un día el gobernador Yunes advirtió que según los exámenes médicos, Flavino Ríos enfrentaba una hipertensión arterial, pero que podía ser atendida en el penal. Y que la juez de control evaluaría.

Finalmente sale de Pacho Viejo, presuntamente luego de una cirugía de corazón, practicada entre las 10 de la noche del lunes 10 y la una de la mañana del martes 11.

Sábese que hubo un pacto entre priistas y panistas: Flavino Ríos recuperaría su libertad una vez que se diera el aval del Congreso para renegociar la deuda pública.

Cumplieron los priistas pero Yunes regateó y no lo dejó ir. Cualquiera sabe que el Poder Judicial también es suyo y más con Edel Álvarez Peña ahí. El Poder Judicial no es autónomo. Es un apéndice del gobernador. Es un ariete con el que Miyuli logró retener a Flavino Ríos hasta que la hipertensión arterial le dio la puerta de salida.

Permanecerá en su domicilio, luego de entregar su pasaporte y pagar una fianza de 5 millones de pesos y la obligación de no abandonar Veracruz.

Libertad bajo sospecha.

Archivo muerto

Una voz clama en el desierto. Es la de Héctor Yunes. Apenas audible, apenas creíble, le sirve para curarse un poco el ardor de la pela que le dio su primo Miguel Ángel Yunes Linares en la elección de gobernador.

Increpa Héctor, el priista: en el tema de violencia y seguridad, Miyuli, el panista, ofreció drones y nos dio más La-drones. Invoca las cifras del caos, el secuestro, las ejecuciones, los levantados, el feminicidio. Habla del delegado de Conafor, quien aún no aparece, y del general Martín Cordero Luqueño, director de Seguridad Ciudadana y Tránsito de Boca del Río, levantado y entregado horas después. Autogol del senador Héctor Yunes.

La violencia comenzó cuando sus ídolos, Fidel Herrera Beltrán y Javier Duarte gobernaban Veracruz. Héctor Yunes fue subsecretario de Gobierno en el fidelismo y en su aspiración a ser gobernador, en 2010, tuvo el pulso de la violencia y de sus autores, la impunidad y sus cómplices.

Formó parte del círculo de poder en que los La-drones Fidel Herrera y Javier Duarte llevaron a Veracruz a la quiebra financiera, en que el crimen organizado potenció la violencia con la complicidad de los dos gobiernos a los que sirvió el hoy senador. ¿Y qué onda con el IPAX, don Héctor? Ahí también hubo La-drones de permisos de portación de armas, los Poliyunes…

Donde va, el Dios Peje enfrenta broncas. Le tomatean a su líder estatal, Manuel Huerta Ladrón de Guevara, alias El Tigre de Santa Julia, y a la diputada federal Rocío Nahle García, en Coscomatepec. Abuchean en Xalapa a panistas y priistas que el mismo Andrés Manuel López Obrador presenta como las nuevas adquisiciones de Morena, egresadas de la mafia en el poder. Es tomado el comité estatal del pejepartido por la serie de imposiciones de candidatos a las alcaldías de Veracruz. Se ventila en la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia de Morena, y luego será en tribunales electorales, la ilegalidad de las asambleas en que fueron electos los morenistas que serían sorteados para integrar las planillas con que contenderá Morena por las presidencias municipales. Y si algo faltara, Las Choapas también se cimbra. Ahí se dio la protesta el sábado 8 por un grupo que acusa imposición de la diputada local con licencia, Eva Cadena Sandoval.

Los encara el diputado Cuitláhuac García Jiménez con el sobado estribillo de que se respeta la libertad de expresión pero su protesta no es legítima. El “Cuícaras” y AMLO sostienen que su inconformidad es una puesta en escena, orquestada por el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, y el secretario de Gobierno, Rogelio Franco Castán. Minoritaria o no, la protesta es protesta. Y cerrarle el espacio a los inconformes, negarse a dialogar pues el Peje abordó su camioneta y se marchó; Manuel “El Tigre” Huerta como siempre, huyendo hasta por el drenaje, es germen de rechazo. Un video muestra el reclamo a un personaje de nombre José Hernández Sánchez, a quien identifican como ex policía dado de baja, “quien ahora funge como guarura de la repudiada Eva Cadena”.

José Hernández, de acuerdo con el relato de los inconformes, era “el individuo calvo que se ve en el video y a base de empujones intentó quitar a quienes le tapaban el paso a Obrador”. Minutos después se le ve acuerpado por integrantes de Morena y queda a salvo cuando elementos de la policía evitan que lo alcancen quienes protestaban.

En el texto citan los nombres del círculo privilegiado de Morena, los que irán a la planilla, algunos procedentes del PRI, PT y el PRD rojo. En un “organigrama” muestran a Eva Cadena con un logo con el color azul del PAN pero con la suástica de Hitler. Frente a ello, el Dios Peje refrenda que Eva Cadena es candidata inamovible. “Aquí hay que unirnos —dice el impoluto líder de Morena—. Cuando hay elecciones empieza la repartidora. Ya basta; hay que dejar de estar creyendo en los corruptos, no servirles, no apoyar a los verdugos del pueblo”.

Y de la candidata morenista AMLO reitera: “No la quiere Yunes ni la quiere Duarte, por eso la queremos nosotros”… Soplando y comiendo pinole, Víctor Rodríguez Gallegos quiere imponer candidatos a alcaldes emanados del Movimiento Territorial del PRI y a la vez que su hermano Felipe tenga un lugar de privilegio en la planilla que irá por la presidencia municipal de Coatzacoalcos.

Y es una o la otra, pero no las dos. Tácitamente su hermano Felipe ya fue descartado y así el ex secretario de Gobierno de Marcelo Montiel Montiel acumula un fracaso más en su vilipendiada carrera política. ¿Qué dice Marcelo de la fallida pretensión de su pupilo? Nada, que él nunca pide regidurías para marcelistas. Para controlar el cabildo le basta con abrir la chequera y hasta los de oposición se hincan…

Morena tiene un problema. Se llama Víctor Manuel Carranza Rosaldo. Sin él, Morena mantiene su intención de voto en Coatzacoalcos. Con él, se desploma. Con un 2 por ciento de posicionamiento entre un electorado que en gran parte afirma no tener ni la más remota idea de quién se trate, el candidato de Morena a la alcaldía es sin duda el mayor negativo del pejepartido. Algo tendrá que ocurrírsele a la diputada federal Rocío Nahle, madrina de Víctor Carranza, ahora que todo indica que la contienda tiende a cerrarse con el PRI, más que con el PAN-PRD… Dos días para el relax. INFORME ROJO regresa el próximo lunes 17…

Página 1 de 150

Cartón

Servicio a la comunidad

MEME AGNVERACRUZ

Video de la semana