Domingo, 23 de julio de 2017
Pablo Jair Ortega

Pablo Jair Ortega

Cuando nació en 1979, nacieron todas las flores y en la pilar del bautismo cantaron los ruiseñores. Medio poeta, quiso ser antropólogo, pero le dijeron que mejor estudiara en la Normal, pero se pasó a la escuela de enfrente porque ahí estaban las chicas más hot, específicamente en Comunicaciones

pablojairortegadiaz@gmail.com

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

Esta mañana de jueves, el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares grabó un mensaje sobre su némesis chiquito Javier Duarte (el otro es su gemelo malvado Fidel Herrera) , y llamó poderosamente la atención el momento en que se da.

Horas antes, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, envió un mensaje a través de medios de comunicación que parece más dirigido al gobernador veracruzano que a la sociedad en general, aunque para redes fue buen material de pitorreo: resulta que el secretario que Osorio --palabras más, palabras menos-- pidió que se le tenga fe a la PGR en el caso Duarte.

Y es que esta semana, la nota fue que en la primera audiencia del ex gobernador Javier Duarte de Ochoa, los fiscales de la Procuraduría General de la República demostraron falta de preparación en el expediente del caso --lo cual fue un escándalo e indignación nacional-- pues hasta el propio juez descalificó el trabajo de la PGR, según las crónicas de los presentes en la audiencia.

De ahí se reveló horas después que un juez federal suspendió temporalmente las órdenes de aprehensión que tiene pendientes en Veracruz el ex mandatario por delitos del fuero común y que fueron denunciados por la actual Fiscalía General del Estado.

A estas alturas, la percepción generalizada es que el caso Duarte ya huele a un teatro armado por las autoridades, incluyendo las de Veracruz.

Pero dicen que no. Al menos así lo hizo sentir el secretario de Gobernación al decir que se tuviera fe a la PGR; y como para amarrar más el asunto, este miércoles mandaron al fiscal general de Veracruz, Jorge Winckler Ortiz, para dar una conferencia a medios y negar que se haya caído el caso contra Duarte por parte de la FGE, y que incluso se le puede acusar de otros delitos más allá de los mencionados en la extradición. Remató el gobernador veracruzano este jueves saliendo a la palestra y arremetiendo otra vez contra Duarte como cuando estaba en campaña.

No obstante, el tono de la contestación de Yunes Linares se sintió desesperado, más en el sentido de que el gobernador le ha perdido la fe a su amigo Osorio Chong y manda mensaje para pedir que lo citen en la Procuraduría a declarar porque él tiene pruebas supuestamente contundentes para hundir a Duarte y su pandilla.

Para esto mostró un disco duro donde dijo tener las entrevistas grabadas (habrá qué ver si tienen valor legal por la manera en que fueron obtenidas) con los cómplices de Duarte que soltaron la sopa de todas las transacciones supuestamente armadas con dinero del Gobierno de Veracruz en el pasado sexenio.

Otras versiones indican que en este mismo mensaje iría también implícito un recordatorio de que Yunes Linares tiene en ese disco duro la supuesta información que cimbraría a México y que anunció poco antes de tomar protesta, pues a lo mejor los “amigos” de Duarte que soltaron la lengua no solamente embarran al ex gobernador y sus cómplices, sino que también habría personajes del ámbito federal.

Otra señal que probaría la preocupación del gobernador, es que se habla de próximos cambios en el gabinete federal, donde Miguel Ángel Osorio Chong se menciona como el próximo secretario de Desarrollo Social saliendo de la fortísima posición de ser el segundo hombre de importancia en el gabinete, sólo detrás del Presidente. Lo anterior, al menos en teoría, debilita a Yunes Linares.

Luego entonces habría que ver si realmente Yunes Linares tiene una excelente relación con los demás secretarios de despacho, especialmente con el que supuestamente llegaría a la SEGOB. Otras fuentes indican que realmente no habrá tales cambios y que a Osorio Chong lo que menos le convendría sería abandonar la posición donde tiene más poder y puede demostrar esa faceta de hombre duro que está dispuesto a combatir al crimen que azota la nación.

En resumen, la arenga de Yunes Linares pareciera más a un chantaje al gobierno federal utilizando la bandera de los veracruzanos ofendidos; pero también será harto interesante ver si realmente el gobierno federal tendrá que recurrir al paladín jarocho de la justicia, como aceptando tácitamente su propia incompetencia en el caso Duarte. 

EPÍLOGO MAGISTERIAL: Llamó poderosamente la atención la marcha de unas 200 personas en Xalapa, pues el sello del gobierno estatal ha sido precisamente reprimir las manifestaciones, especialmente si bloquean avenidas principales de la capital veracruzana. Esta vez se trató de maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), provenientes de Oaxaca, Chiapas y Puebla en contra de la Reforma Educativa, que a su vez fueron encabezados por el diputado federal Cuitláhuac Jiménez y por el local Zenyazen Escobar, ambos de MORENA. La Secretaría de Seguridad Pública hasta escoltó la manifestación… ¿Pues qué se traen? ¿Ya se habrán sentado los morenos con los del Palacio de Gobierno a dialogar?

EPÍLOGO UNIVERSITARIO: Atole con el dedo en el tema del presupuesto de la Universidad Veracruzana. Apenas una bicoca para lo que merece la máxima casa de estudios de Veracruz. La presencia de la rectora Sara Ladrón de Guevara en el pleno del Congreso de Veracruz, ni fu, ni fa: no pesa, no se oye, al menos no como cuando convocaba a marchas en tiempos electorales para exigirle al gobierno de Javier Duarte que le pagara adeudos pendientes. Hay versiones de que incluso andan arreglando en la torre de la Rectoría los papeles que pueden ser cabos sueltos para que cuadren las cuentas que dejó a medias Tula Guerrero (recientemente secretaria de Finanzas del Gobierno de Veracruz). Para acabarla de amolar, el asunto de la autonomía será hasta el 2023. Triste el asunto porque ahora se está manejando como un éxito la aprobación en el Congreso, pero no se tocó nada sobre el tema del adeudo millonario con la UV.

 

En lo que se convierte en la primera comparecencia de la administración del “cambio” en Veracruz, este miércoles se presentó el secretario de Seguridad Pública, Jaime Téllez Marié, ante los diputados locales.

Aunque el gobierno de Veracruz retrasó hasta donde pudo la presencia del alto funcionario en el Congreso, finalmente tuvo que ceder Miguel Ángel Yunes Linares para que uno de sus hombres de mayor confianza por fin se presentara a rendir cuentas en el Congreso.

Son odiosas las comparaciones, pero otra vez hubo un cinturón de seguridad desplegado en el Congreso como ocurría con el ex de SSP, Arturo Bermúdez, aunque en esta ocasión se vio más discreto el operativo, pues a los policías los disfrazaron de civiles; en esta ocasión no se vieron vallas ni helicópteros, pero aprovecharon la ocasión para sacar a pasear los dichosos “drones” que usan supuestamente para operativos, pero que no dejan de ser los mismos que usan los fotógrafos de bodas y quince años (o sea, nada que ver con las aeronaves no tripuladas que usan para vigilancia o reconocimiento en el gobierno federal).

Tampoco, afortunadamente, hubo de esas porras rentadas que se acostumbraban en el Duartismo y acababan en una grotesca taquiza frente al Congreso del Estado. Con eso de que hay austeridad por finanzas quebradas, lo más probable que grupos como Antorcha Campesina --sucursal Veracruz-- también estén en crisis.

Bueno, pues la mentada comparecencia: en un principio se vio un Téllez Marié muy nervioso, trastabillando a cada rato en su mensaje inicial y contestando las primeras preguntas con una serie de enredos y tecnicismos propios de un aburrido discurso burócrata. Por el tono hasta recordaba al entrañable Cantinflas. Posteriormente agarró confianza y hasta enfiló dos o tres golpes bajos.

Por el sentido en que iban a ir los cuestionamientos de las bancadas, no hubo sorpresas: la oposición fue la oposición y fueron críticos; los que son gobierno arroparon al funcionario y echaron porras como aquellos diputados del pasado que tanto criticaron.

No obstante, se vio una falta de preparación para quienes tuvieron la oportunidad de tundir con cuestionamientos al titular del área más vulnerable de la presente administración.

En el caso de MORENA, la intervención de la diputada Tanya Carola Viveros Cházaro fue quizás la más destacada, pues apretó al secretario en el tema de las autodefensas vecinales que han crecido en Xalapa. Sobre este tópico, Tanya Carola recalcó que es el ejemplo de las estrategias fallidas en materia de Seguridad Pública y conminó al secretario para que le entregue un informe por escrito de lo que quedó pendiente como respuestas.

De esta bancada también participó la misma diputada presidenta de la Comisión de Seguridad Pública, Patricia Rodríguez Cueto, quien denotó falta de preparación para articular sus preguntas y al final no aprovechó el cierre para dejar entre los presentes una postura crítica: “Es que ya no hay nada qué preguntar”.

Llama la atención que se esperaba un participación más activa (y agresiva) de MORENA en la comparecencia, pero se mantuvieron cautos. Algunas versiones indican que están cuidando el tema de la recién expulsada Eva Cadena y de la próxima llegada de este partido a la Junta de Coordinación Política.

Por el PRI, el diputado Juan Nicolás Callejas Roldán --hijo del líder magisterial Juan Nicolás Callejas Arroyo, diputado en la pasada legislatura-- tuvo una postura más diplomática ante los señalamientos de Téllez Marié, quien no salió del discurso de que no tienen dinero en SSP y que toda la problemática en Veracruz es culpa de Fidel Herrera y Téllez Marié, y hasta de la pasada legislatura.

En este sentido, Callejas Roldán le recordó al secretario de Seguridad Pública que en la pasada legislatura también hubo diputados de otros partidos que hoy forman parte del gabinete estatal, como es el caso de los secretarios Julen Rementería del Puerto y Joaquín Guzmán Avilés.

Téllez Marié también insistió en el tema de la percepción como también en su momento lo hizo el gober Yunes. El secretario dijo en varias ocasiones que el problema es precisamente una percepción de la gente el problema de inseguridad… En términos sutiles, es como decir el ya clásico “pinches medios” y que es más ruido la violencia que otra cosa. (No tiene desperdicio una imagen de la fotógrafa Yerania Rolón, donde se ve a Téllez enseñando el dedo medio, para revestir lo anterior).

Los que salieron a la palestra, al ruedo, al ring, al palenque bien entrones, fueron los del grupo “Juntos por Veracruz”, que son algo así como priistas disfrazados. El primero fue el diputado Ernesto Cuevas, quien subió el tono de la comparecencia al pedir la renuncia del titular de SSP y la entrada de un comisionado especial de seguridad como en su momento Yunes Linares lo anduvo “suplicando” ante la Federación cuando era candidato y andaba sacando raja política de la violencia (información que salió publicada aquí en su columna favorita).

Esto ocasionó una respuesta virulenta por parte de Téllez Marié, quien reveló que Cuevas ha sido detenido en un par de ocasiones en retenes con operativo alcoholímetro, dando a entender que el legislador andaba bajo los influjos del alcohol. A lo anterior, Cuevas la reiteró que renunciara al cargo por la falta de resultados en inseguridad.

Otro diputado de esta fracción legislativa (hay que decirlo: indefendible) fue Basilio Picazo, el “cacique bueno” de Papantla, quien también enfrentó al secre Téllez pero recibió como respuesta la revelación de que llama al titular de SSP para pedirle su intervención en casos donde se ven involucrados familiares y hasta dejando en la mesa la posibilidad de que esté inmiscuido en el contrabando de madera… Y la verdad se quedó cortito Téllez Marié.

Ya para rematar, Don Picazo se aventó la puntada de parafrasear a Javier Duarte: “Prudencia, paciencia, verbal contingencia en la comparecencia”, lo que arrancó algunas risas honestas y otras de pena ajena.

Ya envalentonado (y la verdad poniéndole sabor al caldo, porque las intervenciones del resto de los legisladores fueron en verdad más de porras y preguntas ligeras) se le fue en contra el diputado Fernando Kuri, quien también le pidió que cediera su cargo a alguien con mayor experiencia, enfatizando que haber sido coordinador de la Policía en Boca del Río no le daba para la seguridad en el estado. En este sentido, también pidió que fuera más prudente con sus respuestas y sobre todo fundadas; que era como decir que a Téllez lo habían corrido de una universidad privada por acoso sexual.

Don Téllez, engorilado, contestó diciendo que a Kuri le detuvo la Policía Federal un vehículo con mercancía robada en la carretera Córdoba-Orizaba, lo que negó el legislador; hasta se pusieron de acuerdo --a medias-- para discutir el asunto luego y ante la PF, así bien machitos.

En general, las contestaciones que hizo Téllez Marié a los señalamientos de la bancada “Juntos Por Veracruz” estuvieron fueran de tono por parte del alto mando de la SSP. Le guste o no, son representantes populares de un poder autónomo, el legislativo, que merece todo el respeto.

Si la idea era contrarrestar los señalamientos de los diputados (que tampoco son grandes estadistas griegos o romanos), sus contestaciones rayaron en lo ordinario y casi en el mismo nivel de las denostaciones que se hicieron el sexenio pasado con opositores; quizás lo anterior no estaría mal si Téllez fuese diputado, pero siendo el titular de la Secretaría de Seguridad Pública, lo que hizo fue politizar el asunto.

Incluso, estos señalamientos serios de Téllez implican que el mismo secretario es cómplice por ocultar presuntos delitos, aunque convenientemente los revele en plena comparecencia.

Al final, para rematar con broche de oro, los de la bancada del PAN sacaron una cartita para quejarse de que la presidenta de la Comisión rompió con los reglamentos del formato de las comparecencias… ¡Ayñ, bruscos!

EPÍLOGO TENDERO: ¿Cómo está eso de que dentro del cuartel San José de la SSP en Xalapa tienen una tiendita que es la caja chica de los altos mandos? Sí, así como en las cárceles, venden comida, refrescos, cigarros, etc., y como regularmente las comidas que le dan a los policías estatales es mínima, lógico es que se quedan con hambre y ahí “botanean” con comida chatarra; lo curioso del caso es que dicha “tienda” no genera ganancias, y se comenta que del patronato de Seguridad, le meten dinero. Anteriormente dicha tiendita era conocida como “Cine-polis”, pero al llegar la nueva administración la quitaron y pusieron a una empresa llamada “Ixtla” a abastecer dicho local. Según versiones, el domicilio fiscal de la misma se encuentra en Boca del Río… Ya se sabrá por dónde va el asunto entonces.

EPÍLOGO ABUCHEADO: Que la gente de Xico no está muy contenta con el asunto de que quitaron  la “Xiqueñada” y eso fue manifiesto en un evento realizado hoy en la plaza de toros de ese hermoso lugar. Presente el gober Cascarita para apadrinar a unas escaramuzas, y a la hora de presentar al alcalde Lorenzo Pozos, hubo abucheo y rechifla

 

 

Luego de que los presentes en la primera audiencia en México del ex gobernador Javier Duarte de Ochoa relataran la falta de preparación de los fiscales de la PGR, el ambiente político en el país y en Veracruz se ha enrarecido.

No son pocos quienes opinan que podría haber una negociación de alto nivel que permita al ex mandatario salir libre y librar las acusaciones en su contra, sobre todo ahora con la deplorable actuación de la PGR. Es una percepción generalizada que la extradición de Duarte se da en un marco donde supuestamente tendría un escenario a favor, con negociaciones a modo y posibilidades amplias de salir. En resumen, la cantaleta más popular es que ya está prácticamente pactada la salida del ex gobernador y todo el asunto de las audiencias es puro teatro. 

El tema en si suena complicado e interesante, y es que más allá del odio acrecentado contra Duarte, de la campaña de linchamiento en su contra como villano favorito y la pésima imagen que se creó de él en los últimos años, en la realidad todo se determinará con los argumentos y pruebas que logren sostener la detención y prisión de Duarte. No hay más.

Y es que ahora Duarte no es gobernador ni tampoco creemos que aspire a un cargo público en el futuro, la campaña mediática negativa que le pueda resultar al ex mandatario (si sabe jugar sus cartas) podría hasta serle benéfico; en los hechos, más allá de las redes sociales, los memes, etc., a Duarte de Ochoa lo protege la ley como a todo ciudadano con derecho a defenderse y a demostrar su inocencia.

El asunto es que la inocencia o libertad de Duarte, al menos en el aspecto político, afecta directamente al gobierno de Enrique Peña Nieto (que en estos momentos está pasando su propio infierno con el tema del socavón en el estado de Morelos); si Duarte queda libre como es el sentir popular, sin duda alguna tendrá un impacto negativo para el Presidente y su partido… Sí, aún más, pues no se ve un PRI fortalecido de aquí al 2018.

Por eso se duda que realmente a Duarte lo dejen ir y eso lo convertiría en un perseguido político; especialmente si su defensa logra comprobar que los delitos de los que se le acusa, como parece ser, están poco sustentados y no tendría motivo alguno para pisar la cárcel con una sentencia ya dictada por el juez.

Duarte entonces es una manzana de discordia entre los intereses del grupo en el poder y podrá ser usado para beneficio del gobierno federal con una ejemplar sanción a uno de los suyos (eso de la expulsión del PRI, la verdad, no le quita el sello tricolor que lo abanderó). Luego entonces, podría --estamos casi seguros-- estar a un paso de ser un político que pueda ser el ejemplo de lo que podría pasarle a otros políticos.

No obstante, si analizamos desde esa perspectiva, personas como Elba Esther Gordillo (con la que Duarte comparte carísimo abogado) fueron encerradas en la cárcel por la misma situación de persecución política y escarmiento; pero en el caso de la otrora poderosa lideresa magisterial, su castigo se debió más a una traición al PRI por apoyar al panismo desde el año 2000, que una real medida de justicia para detener sus excesos y corrupción.

Duarte en sí nunca traicionó al PRI y se puede decir que --quitando la derrota a la gubernatura de 2016-- tenía pleno control político del estado, pero no supo jugar sus cartas con el Altiplano y tampoco supo resolver los problemas domésticos como las deudas, falta de obras, relaciones con los medios de comunicación, asuntos de alto impacto en tema de seguridad como los desaparecidos de Tierra Blanca, entre otros.

En esta trama novelesca también queda claro que el más beneficiado por la detención es el gobernador Yunes Linares, y quizás no lo cacareé en medios, pero sí en las reuniones que realizan sus hijos en todo el estado, con bajo perfil, especialmente en las zonas norte y centro, promoviendo el apellido con miras a la gubernatura de 2018

Por cierto, que ante lo que parece un escenario extraño, revuelto y con poca preparación para de los fiscales para encarcelar a Duarte, nuevamente revivieron el tema de los desaparecidos y periodistas muertos en Veracruz durante su sexenio. Ya sabe: el ruido mediático que ocultará la falta de talento para hacer justicia.

En lo personal se duda que Duarte, con el escenario en contra por factores políticos, tenga una salida de este embrollo. La justicia pasará a otro plano, muy distante, pero completamente apegada a la realidad mexicana que no obedece leyes: puro pinche interés político.

EPÍLOGO SUBMARINO: La bancada del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) en el Congreso de Veracruz vuelve a retomar el tema de lo que ha sido la obra con mayor opacidad desde su gestación, desarrollo y conclusión de los últimos años en Veracruz: el túnel sumergido de Coatzacoalcos. Su coordinador pidió en el pleno una auditoría completa para su revisión. Es curioso que este caso no lo haya tomado Yunes Linares como bandera de campaña… ¿Será por qué aquí hay manos de Carlos Slim y su cuate Tomás Ruiz González?

EPÍLOGO DE DESARROLLO: De destacarse las cifras que presenta la Secretaría de Desarrollo Social, que encabeza en Veracruz la delegada Anilú Ingram Vallines, en favor de la población veracruzana y con una cobertura que crece ampliamente a todos los rincones de la entidad. Por ejemplo, en tan solo 10 años se triplicó el numero de niños beneficiados con el programa Estancias Infantiles; en 2007 se apoyaba sólo a 7 mil 873 menores, y para el 2017 se espera la atención de más de 21 mil 900 pequeños. En el año 2005 la inversión del programa 3x1 para Migrantes sólo fue de 600 mil pesos y para el año 2016 se recibió una aportación federal de más de 14 millones de pesos. En los últimos 4 años, se han destinado más de 174 millones de pesos en apoyo a más de mil 300 proyectos productivos a través del programa Fomento a la Economía Social; y en el programa Pensión para Adultos Mayores se subraya un gran avance, pues en el año 2011 se tenia un padrón de 229 mil personas y en el cierre del año 2016 se llegó a 442 mil 857 beneficiarios, cifra que casi se duplica en tan sólo 5 años. Verdaderamente enfocada en su trabajo la guapa delegada.

 

En epílogos anteriores de esta columna comentábamos sobre la gran cantidad de taxistas ejecutados en algunas zonas de Veracruz. En un sólo día se han contabilizado varios y en diversas partes de la entidad.

De las zonas donde más se sabe de la muerte de los ruleteros ha sido en Coatzacoalcos y muchos lo atribuyen a que los choferes se han involucrado con el crimen organizado, ya sea sirviendo como “halcones” (espías) o como mulas para mover mercancía y clientes por la ciudad. También hay honrosas excepciones.

Pues bien, lo anterior viene a colación por el caso de los cuatro niños asesinados en Coatzacoalcos, ejecución habría sido ordenada por el recién atrapado líder de la delincuencia organizada Hernán Martínez Zavaleta (a) “Comandante H” en venganza porque habrían matado a un lugarteniente de los suyos, llamado Bernardo Cruz Mota, y uno de los participantes habría sido Clemente Martínez Martínez, padre de los niños masacrados, de oficio taxista. (Por una confusión de este autor, habíamos puesto anteriormente que Bernardo Cruz Mota era el padre de los niños. Mea culpa).

Clemente supuestamente tuvo que ver con la ejecución de Bernardo Cruz Mota y eso desencadenó la furia del “H”, quien le ordenó a Alaín López Sánchez (a) “La Liebre” ejecutarlo; no queda muy claro si la orden fue masacrar a toda la familia o solamente al taxista, pero hasta el día de hoy, “La Liebre” no ha sido capturado.

Quizás si al chafirete lo hubiesen agarrado solo en una colonia mientras conducía, el caso hubiese pasado a sumar las estadísticas sangrientas que no dejan de crecer en Veracruz. Hubiese sido una muerte más de un taxista, lamentable, pero sólo eso.

Pero la ejecución del taxista, su mujer y los cuatro niños causó indignación a nivel nacional y todavía tuvimos la noticia de que ese mismo día mataron al jefe de la Policía Federal en Veracruz, Camilo Castagné.

Las ejecuciones de los niños y del jefe policiaco pusieron de inmediato los reflectores en el experto de los “6 meses” llamado Miguel Ángel Yunes Linares, y en el secretario de Seguridad Jaime Téllez Marié, quien ha recibido serias amenazas de bandas criminales que lo acusan de favorecer a grupos rivales.

¿Pero que hubiese pasado si los niños no hubiesen sido asesinados? ¿Habría habido la cacería contra el “Comandante H” que se dio en las horas posteriores? ¿En verdad se habría desplegado tal operativo en contra del jefe de la delincuencia organizada? ¿En algún momento pensaban detener al “H”?

Según el gobernador, el famoso “H” estaba operando en Veracruz desde el año 2006 y se vio harto apapachado por la clase política local de Coatzacoalcos. No obstante, resulta difícil de creer que el gobernador Yunes Linares no haya tenido conocimiento de la existencia del “Comandante H” en todo este tiempo, siendo que también trabajó en áreas de seguridad a nivel federal durante los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón. Y si de algo se sabe del gobernador, es su obsesión y disciplina por la información y usarla cuando le conviene.

Al parecer el “H” no tenía problema alguno para placearse en la región sur. Son públicas las fotografías de su gimnasio de lujo, donde contrató hasta prensa para publicitar su inauguración. Tampoco se deja de lado que se le señala el haberse asociado con personajes del jet-set coatzacoalquense como la familia Chagra, con el millonario empresario transportista Ramón Ortiz Cisneros (cuya esposa era candidata a síndica por el PAN-PRD), o hasta con Fernando Yunes Márquez, hijo del gobernador.

Por cierto que en el caso de los Chagra se comenta que éstos huyeron de Coatzacoalcos luego del escándalo, pero el que sigue campante y tranquilo como si  nada es Ramón Ortiz, quien anda apadrinando graduaciones en escuelas.

Al “H” no sólo se le atribuye que operara con toda impunidad e influencia en sexenios anteriores, sino también en el actual: hasta hace poco se dieron cuenta que el fiscal regional Ricardo Morales Carrasco recibía órdenes del “H” y lo “renunciaron”. Fue el mismísimo fiscal general del estado, Jorge Winckler Ortiz, quien nombró a Morales Carrasco el 23 de febrero de este año.

Otro hecho que no debe perderse es que Félix López Mora, delegado de Tránsito en Cosoleacaque, es amigo de Fernando Yunes Márquez, como lo constatan fotografías publicadas la semana pasada por el portal Versiones.com.mx. Sino amigo, por lo menos un personaje cercano con el cual se encontró varias veces al calor de las elecciones.

No hay que perder de vista tampoco el hecho de que Fernando estuvo en municipios del sur de Veracruz operando la elección a gobernador donde ganó su padre; incluso el día de los comicios fue detenido por policías en la entrada de Coatzacoalco

A López Mora no lo hicieron candidato del PAN-PRD (donde el visto bueno de los candidatos lo tenía el entonces aspirante a gobernador Yunes Linares); el ex alcalde Román García Martínez fue finalmente el abanderado en Cosoleacaque, pero perdió la contienda ante el priista Cirilo Vázquez Parissi.

No obstante, se sabe que Félix López Mora, con el patrocinio y apoyo de Erasmo Vázquez González (medio hermano del extinto cacique Cirilo Vázquez Lagunes y otro personaje con serios señalamientos), fue uno de los operadores de la campaña del hoy gobernador en dicha región sur; en recompensa, tuvo nombramiento dentro de la estructura de la Secretaría de Seguridad Pública, de la cual depende Tránsito del Estado, y donde al titular Téllez Marié lo acusan de estar vinculado con Los Zetas, según los recados que le han dejado, grupo al cual supuestamente pertenece el “H”.

Es decir, el famoso “Comandante H” parecía tener todavía protección en la presente administración del “cambio”: con amigos en la Fiscalía y la Delegación de Tránsito de Cosoleacaque (y sepa la bola cuantos más estén incrustados en la estructura estatal); también con cercanía a Fernando Yunes Márquez, con quien departió en un evento posterior a las elecciones locales del 2016, ya cuando había ganado su padre la gubernatura.

El único pecado imperdonable del “H” fue precisamente el haber vengado a su amigo Bernardo; pero no por el hecho de haberlo ejecutado a uno de los participantes, sino que de paso el sicario (o sicarios) se llevaron entre las balas a una mujer y a cuatro niños inocentes.

Quizás nunca sabremos qué hubiese pasado si el “H” no hubiese cometido tal atrocidad. Que en vez de ejecutar a cuatro criaturas, sólo hubiese dado muerte al taxista y se acabó. Habría un “Comandante H” en las calles, en negocios, en los periódicos, paseándose con la misma impunidad, tomándose fotos con la clase política y hasta sentándose en comidas con el hijo del gobernador.

El único error fue el atroz asesinato de los niños. Una matanza brutal y sanguinaria. Algo que incluso entre las reglas antiguas no escritas no está permitido: ni mujeres, ni niños.

EPÍLOGO CORRUPTO: Que el nuevo contralor está muy ligado a esos casos de corrupción en PEMEX al principio del sexenio de Fox, por estar emparentado con miembros de la familia Saint Martín, de Coatzacoalcos. Estas denuncias tienen que ver con el cobro millonario de remediaciones en zonas de derrames de hidrocarburo y uno de los más fuertes denunciantes fue el empresario porteño Rafael Zarco Dunkerley.

EPÍLOGO XIQUEÑO: Será harto interesante ver cómo la libran en Xico en lo que serán las fiestas patronales de Santa María Magdalena. Las autoridades municipales y organizadores han insistido en que no habrá maltrato alguno a los toros y se celebrará un evento conocido como “Encierro y capea de toros de Lidia”, que sustituye a la “Xiqueñada”. En teoría, sólo podrán “torear” a los animalitos, pero no pegarles ni aventarles cosas. También se deberán registrar antes los participantes para conocer sus datos, tipo de sangre y contacto de emergencia por aquello de las moscas.

Página 1 de 85