Domingo, 23 de julio de 2017


Columna: Columna Invitada

Moloacán: hampa, “familia real” y elecciones

Martes, 18 Abril 2017
  • Por:  José Luis Pérez Cruz/ Crónicas del Poder

El hampa se enseñorea en Moloacán, mientras la policía municipal es ocupada para resguardar a la familia del alcalde, Omar Ricárdez Chong.

Al menos es lo que se dice y testimonia en el pueblo de Cuichapa, donde ayer sufrieron por segunda ocasión en una semana el robo de otro cajero automático bancario en las cercanías de la Agencia Municipal.

Uno más había ocurrido días atrás ya en la factoría de Pemex.

No es la primera vez que esto ocurre en la tierra que gobierna el también líder petrolero.

Roban dos cajeros y la policía cuida a la familia del alcalde.

Empeñado en perpetuarse en el poder al intentar heredar la silla municipal a su mujer, Omar parece más preocupado en proteger su entorno que el de sus gobernados.

Ante los hechos delictivos la molestia crece en la población, se dicen cansados, porque la policía vigila más a la familia “real”.

Doña Tere de Ricárdez Chong tiene a su disponibilidad escoltas hasta para las fiestas de sus hijos.

Incluso Nelson, hermano de Ricárdez Chong, goza de la protección policial hasta en las obras que realiza en el municipio. Al menos eso difunden los pobladores en las redes sociales, atestiguando con una fotografía como una patrulla vigila cerca una edificación de su propiedad.

En otras versiones se acusa a los de están llegando de fuera de hacer campaña electoral de los hechos delictivos.

Son las historias de la delincuencia y el poder que ocurren en Moloacán, donde un alcalde busca a toda costa perpetuarse en el poder sin importar que la delincuencia tenga en un vilo a su población.

SÓLO LE HACEN

AL TÍO LOLO…

La conseja popular dice que “hacerle al Tío Lolo, es hacerse pen… solo”, así parece que se la viven todos los que asisten a la llamadas de reuniones de seguridad que se realizan en Coatzacoalcos y en varias partes de la entidad.

Ayer de nueva cuenta se tuvo una edición más de éstos encuentros donde hay quejas, propuestas, intenciones a corto, mediano y largo plazo, pero todo, exactamente todo queda igual.

Nada cambia en materia de seguridad.

El predecible guión de las reuniones es el siguiente:

Empresarios quejándose de que la situación es insostenible.

Autoridades regionales avalando el esfuerzo que hace el gobierno estatal por intentar frenar el hampa.

Y los mandos policiacos estatales, asegurando que los focos rojos en materia de delincuencia organizada están en otro lado de la entidad y que no hay suficientes elementos para traerlos a la zona donde se realiza la reunión.

Nada cambia, todo sigue igual.

¿Para qué se reúnen entonces?

Sobre el mismo tema, ayer en un informe de México Evalúa se afirmaba que Veracruz junto a Nayarit, Coahuila y el Estado de México han alterado desde hace más de 16 años los datos sobre crímenes en sus estados.

Según el estudio “la mala clasificación de los homicidios y el subregistro de éstos son las principales causas de la manipulación de datos en la incidencia delictiva en el país, lo que impide tanto a autoridades como a la ciudadanía conocer la dimensión real del fenómeno. Esto deriva en diagnósticos erróneos y políticas públicas ineficientes para atender el problema”.

En Veracruz en las administraciones de Miguel Alemán, Fidel Herrera y Javier Duarte, es decir, entre 2001 y agosto de 2016, se alteraron cifras de crímenes.

Así las cosas.

AL OÍDO

Andrés Manuel López Obrador hacía recordar a “Rabbit”, el rapero personificado por Eminen en el filme 8 Mile - 8 millas - donde anticipa a su rival todas las debilidades que tiene en su vida para evitar ser golpeado con la fuerza de la palabra y ganar así la batalla final que lo hace convertirse en el rey de este estilo de música, al menos en la película.

Así el tabasqueño se adelanta y afirma:

“Tomaron la decisión de detener en estos momentos a Duarte para buscar enlodar a Morena. Hay que tener en cuenta que Yunes Linares, también gobernador corrupto de Veracruz, llegó a declarar que nosotros protegíamos a Duarte, porque Duarte le daba dinero a Morena, incluso que me daba dinero a mí, nada ha podido probar, porque no es cierto”.

El tabasqueño busca desarmar el discurso de sus opositores, un viejo lobo de mar estas lides.

No le falta razón cuando dice que no hay pruebas, sin embargo, “hay polvos que quedan de aquellos lodos”, dice el refrán.

El “Javier declarará en mi contra, pero será falso”, sólo muestra que otra de las cualidades del Peje es hacerle a la “Mhoni Vidente”.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

@JoseLuisPerez67

Valora este artículo
(0 votos)